vendredi 8 juin 2012

Héroes olvidados: D. Diego Flomesta Moya


Teniente de Artillería D. Diego Flomesta Moya

Cruz de San Fernando de 2° Clase, Laureada. Concedida por Real Orden de 28 de junio de 1923 (Diario Oficial núm. 142) por el valor demostrado en la defensa de Abarrán el 1 de junio de 1921.

El día 1 de junio de 1921, el teniente de artillería D. Diego Flomesta Moya, perteneciente al Regimiento Mixto de Artillería de Melilla, se encontraba en la posición de monte Abarrán.

Después de agotadas las municiones de las piezas que mandaba, sosteniendo la defensa del frente atacado con preferencia por el enemigo, a pesar de estar herido, negándose a ser curado.

Organizó las de los demás frentes, por haber sido muertos o heridos de gravedad todos los demás oficiales, armando a los artilleros que quedaban útiles, e imponiéndose a los indígenas que se resistían a cooperar; inutilizó por sí una pieza y ordenó que inutilizaran las demás cuando el enemigo se disponía a asaltar la posición, permaneciendo en el puesto de inminente peligro que su honor militar le señalaba, haciendo personalmente fuego con el fusil hasta que fue invadida la referida posición por el enemigo.

El teniente Flomesta fue hecho prisionero por los rifeños, que le ordenaron que les enseñase el manejo de las piezas de artillería capturadas. El teniente se opuso a lo solicitado y se negó a tomar alimento alguno desde entonces, por lo que falleció en cautiverio el 30 de junio.

---

EXTRACTO DE UNA CARTA DEL TENIENTE DE ARTILLERÍA D. ERNESTO NOUGUÉS Y BARRERA

Don Angel Ruiz de la Fuente y Sánchez Puerta, auditor de brigada, secretario relator del Consejo Supremo de Guerra y Marina.

CERTIFICO: Que en la información gubernativa instruída para esclarecer los antecedentes y circunstancias que concurrieron en el abandono de las posiciones del territorio de la Comandancia general de Melilla en el mes de Julio de 1921, figura al folio 1.320 lo siguiente:

Copia de una carta escrita en Annual en 12 de julio de 1921 por el teniente de Artillería D. Ernesto Nougués y Barrera, muerto en la defensa de aquella posición.

"Ahora estamos en un periodo estacionario, pues los avances demasiado rápidos, sin consolidar bien lo ocupado, han creado una situación bastante difícil; en este campamento (el más avanzado del territorio) es raro el día que no tenemos que tirar, y como tenemos delante una harka numerosa y hasta organizada, no se puede dar un paso sin la seguridad de quedar bien, pues otro desastre como el de Abarrán sería horroroso. Hemos atravesado por unos días tristísimos de enorme depresión moral; se desconfiaba de las fuerzas indígenas, se hablaba de una insurrección en el territorio; nos encontramos impotentes, faltos de elementos... Sucedió lo que tenía que suceder: que mientras la cosa iba bien nadie se preocupó de las deficiencias, pero cuando han venido los palos se ha visto que estábamos haciendo equilibrios, y eso no puede ser. En fin, que hay África para rato si Dios no lo remedia... El teniente de Artillería que estaba en la posición que se comieron (se refiere al teniente D. Diego Flomesta Moya) ha muerto en el cautiverios hace pocos días. El pobre ha debido pasar ratos horribles; fue el único oficial que cogieron vivo, y como era de Artillería, intentaron curarle las dos heridas que tenía y utilizarle después para instruirles en el manejo de las piezas; él, que vió el horroroso porvenir que se le presentaba, se negó a tomar alimentos y ha muerto de hambre. Un verdadero héroe al que nadie conoce y del que nadie hablará."

Y para que conste, expido el presente, visado por el excelentísimo señor consejero instructor, en Madrid, a 30 de octubre de 1922.

Angel Ruiz de la Fuente. (Rubricado.)

V° B°: Ayala. (Rubricado.)

Enregistrer un commentaire