mardi 27 décembre 2011

Veni ad salvandum nos



BENEDICTO XVI
MENSAJE URBI ET ORBI
Navidad, 25 de diciembre de 2011


Queridos hermanos y hermanas de Roma y del mundo entero
Cristo nos ha nacido. Gloria a Dios en el cielo, y paz a los hombres que él ama. Que llegue a todos el eco del anuncio de Belén, que la Iglesia católica hace resonar en todos los continentes, más allá de todo confín de nacionalidad, lengua y cultura. El Hijo de la Virgen María ha nacido para todos, es el Salvador de todos.
Así lo invoca una antigua antífona litúrgica: «Oh Emmanuel, rey y legislador nuestro, esperanza de las naciones y salvador de los pueblos, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro». Veni ad salvandum nos. Este es el clamor del hombre de todos los tiempos, que siente no saber superar por sí solo las dificultades y peligros. Que necesita poner su mano en otra más grande y fuerte, una mano tendida hacia él desde lo alto. Queridos hermanos y hermanas, esta mano es Cristo, nacido en Belén de la Virgen María. Él es la mano que Dios ha tendido a la humanidad, para hacerla salir de las arenas movedizas del pecado y ponerla en pie sobre la roca, la roca firme de su verdad y de su amor (cf.Sal 40,3).
Sí, esto significa el nombre de aquel niño, el nombre que, por voluntad de Dios, le dieron María y José: se llama Jesús, que significa «Salvador» (cf. Mt 1,21; Lc 1,31). Él fue enviado por Dios Padre para salvarnos sobre todo del mal profundo arraigado en el hombre y en la historia: ese mal de la separación de Dios, del orgullo presuntuoso de actuar por sí solo, del ponerse en concurrencia con Dios y ocupar su puesto, del decidir lo que es bueno y es malo, del ser el dueño de la vida y de la muerte (cf. Gn 3,1-7). Este es el gran mal, el gran pecado, del cual nosotros los hombres no podemos salvarnos si no es encomendándonos a la ayuda de Dios, si no es implorándole: «Veni ad salvandum nos - Ven a salvarnos».
Ya el mero hecho de esta súplica al cielo nos pone en la posición justa, nos adentra en la verdad de nosotros mismos: nosotros, en efecto, somos los que clamaron a Dios y han sido salvados (cf. Est10,3f [griego]). Dios es el Salvador, nosotros, los que estamos en peligro. Él es el médico, nosotros, los enfermos. Reconocerlo es el primer paso hacia la salvación, hacia la salida del laberinto en el que nosotros mismos nos encerramos con nuestro orgullo. Levantar los ojos al cielo, extender las manos e invocar ayuda, es la vía de salida, siempre y cuando haya Alguien que escucha, y que pueda venir en nuestro auxilio.
Jesucristo es la prueba de que Dios ha escuchado nuestro clamor. Y, no sólo. Dios tiene un amor tan fuerte por nosotros, que no puede permanecer en sí mismo, que sale de sí mismo y viene entre nosotros, compartiendo nuestra condición hasta el final (cf. Ex 3,7-12). La respuesta que Dios ha dado en Jesús al clamor del hombre supera infinitamente nuestras expectativas, llegando a una solidaridad tal, que no puede ser sólo humana, sino divina. Sólo el Dios que es amor y el amor que es Dios podía optar por salvarnos por esta vía, que es sin duda la más larga, pero es la que respeta su verdad y la nuestra: la vía de la reconciliación, el diálogo y la colaboración.
Por tanto, queridos hermanos y hermanas de Roma y de todo el mundo, dirijámonos en esta Navidad 2011 al Niño de Belén, al Hijo de la Virgen María, y digamos: «Ven a salvarnos». Lo reiteramos unidos espiritualmente tantas personas que viven situaciones difíciles, y haciéndonos voz de los que no tienen voz.
 Invoquemos juntos el auxilio divino para los pueblos del Cuerno de África, que sufren a causa del hambre y la carestía, a veces agravada por un persistente estado de inseguridad. Que la comunidad internacional no haga faltar su ayuda a los muchos prófugos de esta región, duramente probados en su dignidad.
Que el Señor conceda consuelo a la población del sureste asiático, especialmente de Tailandia y Filipinas, que se encuentran aún en grave situación de dificultad a causa de las recientes inundaciones.
Y que socorra a la humanidad afligida por tantos conflictos que todavía hoy ensangrientan el planeta. Él, que es el Príncipe de la paz, conceda la paz y la estabilidad a la Tierra en la que ha decidido entrar en el mundo, alentando a la reanudación del diálogo entre israelíes y palestinos. Que haga cesar la violencia en Siria, donde ya se ha derramado tanta sangre. Que favorezca la plena reconciliación y la estabilidad en Irak y Afganistán. Que dé un renovado vigor a la construcción del bien común en todos los sectores de la sociedad en los países del norte de África y Oriente Medio.
Que el nacimiento del Salvador afiance las perspectivas de diálogo y la colaboración en Myanmar, en la búsqueda de soluciones compartidas. Que nacimiento del Redentor asegure estabilidad política en los países de la región africana de los Grandes Lagos y fortaleza el compromiso de los habitantes de Sudán del Sur para proteger los derechos de todos los ciudadanos
Queridos hermanos y hermanas, volvamos la vista a la gruta de Belén: el niño que contemplamos es nuestra salvación. Él ha traído al mundo un mensaje universal de reconciliación y de paz. Abrámosle nuestros corazones, démosle la bienvenida en nuestras vidas. Repitámosle con confianza y esperanza: «Veni ad salvandum nos».

mardi 20 décembre 2011

Calendarios y progresismo

VAMOS TIRANDO
BITÁCORA DE GONZALO GARCÍA
Cuando he leído esta mañana en la bitácora de Gonzalo García, “Vamos tirando”, su entrada titulada “Calendario escolar”, he comenzado a intentar escribir un comentario, pero me ha salido tan largo que he optado por publicarlo como entrada de mi propio blog.

Y es que el tema que trata, con todas sus derivadas, es un asunto central en mi vida, y creo que en la vida de muchos de nosotros.

Mi aportación consistirá en mi experiencia y mi punto de vista al respecto.

Cuando era niño, la situación familiar en mi casa, en lo que a cuestiones “socio-laborales” se refiere, consistía fundamentalmente en que mi padre trabajaba durante el día en una cosa, y por la tarde-noche en otra, de modo que, con los dos salarios que obtenía, le alcanzaba a duras penas para el sostenimiento familiar. Eso le suponía salir de casa cada mañana cuando los críos aún estábamos durmiendo, y regresar cuando estábamos a punto de irnos a la cama. Teniendo en cuenta que por aquel entonces se trabajaba también los sábados por la mañana, no puede decirse que mi padre “disfrutase mucho la infancia de sus hijos” precisamente.
Pero eso sí, gracias a ello, mi madre estaba siempre en casa, que la tenía como una patena, se ocupaba de cuanto era preciso para que el hogar fuera un paraíso de orden y organización, compraba, cocinaba, limpiaba, planchaba, nos llevaba y recogía del colegio, etc.

¿Qué pasa hoy en mi familia? Pues que trabajamos asalariados mi esposa y yo para poder, a duras penas también, sostener económicamente el hogar. En vez de tener yo dos empleos como mi padre, tenemos uno cada uno. La consecuencia es que el resto de tareas que en mi niñez correspondían a mi madre, las repartimos entre ella y yo. El trabajo de mi mujer le permite llegar a tiempo para recoger a nuestros hijos del colegio, y yo, que llego algo más tarde, me incorporo después a las labores hogareñas diarias que ella organiza, como es natural.
¿Hemos progresado? Sin entrar en consideraciones más profundas, a mi me parece que viene ser casi lo mismo, o peor, ahora que en los años sesenta.

Pero no todo es tan fácil como pudiese parecer, luego vienen las diferencias entre los calendarios escolar y laboral. La única opción posible consiste en que mi mujer y yo disfrutemos de la mayoría de nuestros “días libres” en fechas diferentes, de modo que entre los dos podamos cubrir las vacaciones escolares. Aún así resulta imposible, y hay que “parchear” con algún recurso a los abuelos u otros familiares sin cargas infantiles, pero tratando de reducir este recurso al mínimo posible.
No me quejo, ya que pasar unos días con mis hijos es sinceramente uno de los mayores placeres que puedo imaginar, a pesar de los pesares. También es cierto que, en la medida de lo posible, resulta imprescindible disponer de días de asueto comunes para toda la familia al completo, faltaría más.
Como muy bien resume el título de la bitácora de Gonzalo, “vamos tirando”.

Ahora contaré brevemente qué diferente fue nuestra estancia de algunos años en Francia. Allí mi situación laboral me permitió sostener económicamente a mi familia con la única aportación de mi salario. Lo que, dicho sea de paso, no resulta extraño en una nación en la que el salario mínimo interprofesional es más del doble del español, y el estado paga a los padres una cantidad mensual aproximada de cien euros por hijo, durante toda su infancia y juventud, aparte de otras muchas ventajas familiares.
Estas circunstancias ideales llevan, sin que nadie lo organice, ni lo promueva, ni lo establezca, a que la sociedad opte por lo natural, que las madres se dediquen al cuidado de sus familias de modo exclusivo, al menos desde el nacimiento de los hijos hasta unos veinte años después.
Mis hijos aún añoran aquellos años en los que podían venir a comer a casa cada mediodía, disfrutando del amor, la compañía y la comida de su madre, y teniendo un tiempo de auténtico descanso reparador en mitad de la jornada. Aquellos años en los que cuando llegaba una festividad escolar que no coincidía con otra laboral mía, sencillamente se levantaban más tarde, desayunaban tranquilamente con su madre y disfrutaban del merecido descanso.
Y claro, de este modo se puede organizar el sistema educativo de un modo racional y adaptado a las especiales características de los niños, que no son las mismas que las de los adultos. Los niños franceses, al menos en aquel entonces, acudían a la escuela lunes, martes, jueves, viernes y sábados por la mañana. Los miércoles tenían libre para dedicarlo a otras actividades y así partir y rebajar la dureza de una semana completa.
Les aseguro que mis hijos no llegaban a casa los viernes tan terriblemente agotados como les sucede aquí en España. Y desde luego puedo asegurar que aprendían bastante más en su escuela francesa, en la que jamás conocieron el nombre de pila de sus maestros, a los que trataban de usted y anteponiendo el tratamiento al apellido, que en esta especie de comuna-guardería en que se han convertido las escuelas españolas. Todas.
Por otra parte, las vacaciones de verano eran más cortas, aproximadamente dos meses, y durante el curso venían a tener quince días de vacaciones cada trimestre.
Yo también me acostumbré a distribuir más racionalmente mis vacaciones a lo largo del año para coincidir en lo posible con las escolares, y también lo recuerdo con añoranza.

Pero claro, todo eso se llama protección a la familia, tema al que el candidato a presidente de gobierno de España, a pesar de incluirlo tímidamente en su programa electoral, dedicó ayer una parte tan importante de su discurso de investidura como la dedicada al crimen del aborto, ni una sola palabra (¿Hazte oír?).
A lo que se dedicó el señor Rajoy ayer fue a explicar cómo vamos a pagar los de siempre, la crisis que han provocado los sinvergüenzas que las provocan siempre.
Y los festivos todos en lunes. Sinceramente me importa un ardite, teniendo en cuenta que cuando llega uno de los famosos “puentes”, si no quiero ir a trabajar los días lectivos que quedan entre los festivos, es con perjuicio de los días libres que me corresponden anualmente. Así que, a no ser me quiten días de vacaciones, todo sigue igual.
Y ya hace años que me veo en la tesitura de pedir unas horas libres en mitad de una jornada laboral para acudir a misa en un día de precepto, o bien optamos por ir todos juntos a misa de 8 por la tarde.

Ahora bien, estaremos atentos al calendario de festividades tradicionales católicas, españolas y universales. Pero tampoco se trata de algo nuevo. Cuando la Santa Madre Iglesia pasó la festividad del Corpus Cristi, por poner un ejemplo, del tradicional jueves al domingo, las autoridades civiles, como pasó el año pasado en el “pepero” Madrid, volvieron a declarar festivo ese jueves. Por fastidiar con “j”, como dice Gonzalo.

Estoy totalmente de acuerdo con Gonzalo García, mi experiencia es que a los padres “modernos” les resultan molestos sus hijos, y cuando no pagan al colegio para que se los “quite de en medio”, se los endosan a la pobre inmigrante de turno, a los sufridos abuelitos, o directamente a la televisión y la videoconsola.

Yo, esta Navidad, la pasaré en casa con mis queridísimos hijos la semana entre Navidad y Año Nuevo, mientras mi mujer trabaja fuera de casa por las mañanas, la semana siguiente será a la inversa, y los fines de semana de Nochebuena, Nochevieja y Reyes Magos, los pasaremos todos juntos D.m. celebrándolos como deben celebrar las festividades las familias católicas, en primer lugar “santificando las fiestas”.

PS: no me cabe ninguna duda de que, el tiempo que mis hijos pasen conmigo y con su madre, sin ir al colegio, aprenderán mucho más y adquirirán mucho mejores hábitos. De hecho hace años que estoy convencido de que sería mejor educarlos completamente en casa, sin ir a la escuela.

lundi 19 décembre 2011

Una Navidad adulta

Una de las armas más peligrosas que emplea la modernidad para destruir las sociedades tradicionales es sin duda la “infantilización”. Podemos descubrir muy fácilmente el empleo de esta estrategia diabólica, en multitud de detalles.
Todo lo que se considera bueno o deseable hoy en día, está relacionado con la juventud o la infancia. La edad adulta, la madurez, tiene “mala prensa”, se relaciona con la pérdida de ideales, el conformismo o la rutina, mientras la vejez sólo se salva en tanto en cuanto suponga un retorno a la infancia.
La reacción lógica del hombre moderno ante este modelo universalmente aceptado, ante el pensamiento único, es tratar de prolongar la juventud lo más posible, aproximándola a la vejez, para evitar una madurez demasiado prolongada. Se trata fundamentalmente de evitar compromisos, de no aceptar responsabilidades, retrasando o evitando, por ejemplo, el matrimonio y la maternidad o paternidad, permaneciendo en el hogar paterno hasta décadas después de la mayoría de edad, etc.
Resulta especialmente ridículo ver a hombres de mi edad que visten y hablan como adolescentes, a los padres de los compañeros de mis hijos que parecen sus abuelos, o a tantos divorciados persiguiendo jovencitas que podrían ser sus hijas.
En fin, esta pequeña introducción pretende ayudarme a reflexionar un poco más sobre la Navidad que, como apunté la semana pasada, es una de las festividades católicas que más sufre por una parte la tendencia infantiloide, y por otra la paganización salvaje y sacrílega.

Antes de empezar, resulta de ley agradecerle al sacerdote que dice la misa de una los domingos en mi parroquia sus inspiradas homilías.

El evangelio del último domingo de adviento, según el misal católico en vigor, es el pasaje de la anunciación (Lc 1, 26-38): “En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo:
– «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú eres entre las mujeres.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo:
– «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel
– « ¿Cómo será eso pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó:
– «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.
Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó:
– «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y la dejó el ángel.”

Me detendré brevemente en la parte fundamental de este pasaje del Evangelio. Cuando el Ángel llama a la Bienaventurada siempre Virgen María “llena de gracia”, la Santísima Virgen “se turbó”.
Desde un punto de vista infantil, inmaduro, podemos imaginar esta turbación provocada por la propia visión del Ángel, la luz, el resplandor, o lo que nuestra imaginación nos evoque.
Pero no se trata de nada de eso. Se trata de la expresión “llena de gracia”, de “haber encontrado gracia ante Dios”.
A lo largo de las Escrituras, todo aquel que encontró gracia ante Dios, recibió una misión. Si pensamos un poco resulta absolutamente lógico. Cuando Dios nos encomienda una misión, y a todos nos encomienda alguna, la condición previa es el don de la gracia.
Y es condición previa porque las misiones que Dios nos encomienda son siempre “misiones imposibles”, mucho más que las de la famosa serie de televisión que recrean las películas de Tom Cruise. Son absolutamente imposibles, porque están hechas a la medida de Dios, no a la nuestra.
Por eso necesitamos la gracia. Sin la gracia de Dios no podemos nada, y con ella lo podemos todo, “porque para Dios nada hay imposible”.
Sin duda la misión que presenta el Ángel es absolutamente imposible según criterios humanos. Y cuando la Santísima Virgen contesta que no conoce varón, no se refiere a San José. No conoce, porque no puede conocer, a ningún varón humano capaz de engendrar al Hijo de Dios, capaz de encarnar al Verbo.
La Virgen María, tras la lógica turbación inicial, acepta la misión. Y tampoco entonces se comporta de un modo inmaduro o infantil. No dice “voy a hacerlo”, o “lo haré”, no; se sabe instrumento de Dios, que sólo con la gracia divina de su parte podrá llevar a término la “misión imposible” que se le encomienda. Por eso dice “hágase en mí según tu palabra”.
¡Qué incomparable ejemplo para todos los cristianos!
Sin duda en nuestros días hay multitud de “misiones imposibles”. Educar a los hijos “como Dios manda”, inculcándoles los principios del Evangelio, a poco que analicemos el mundo en que se verán obligados a vivir desde su infancia, no es que parezca imposible, es que lo es.
Seguir el Evangelio, vivir la Palabra de Dios según nos enseña la Santa Madre Iglesia, perdonando a nuestros enemigos, haciendo incluso el bien a nuestros enemigos, es absolutamente imposible. No se puede.
Pero basta con decirle a Dios “hágase”, “fiat volúntas tua, sicut in caelo et in terra” como Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó a rezar el Padre Nuestro, y el milagro se produce.
El Espíritu Santo viene sobre nosotros, y la fuerza del Altísimo nos cubre con su sombra, con su manto, para obrar el milagro preciso, del mismo modo que en cada Eucaristía desciende para obrar el de la transubstanciación.

Una vez más, Feliz Navidad a todos y que pronto podamos unirnos a la legión del ejército celestial, para alabar a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor».


vendredi 16 décembre 2011

O tempora, o mores (III)


Estoy leyendo un libro de Max Gallo titulado “Louis XIV, Le Roi-Soleil”, que me regalaron en edición de bolsillo por la compra de otros dos, en un rato libre que tuve en mi última visita a nuestros vecinos del norte de los Pirineos.
Por más que sea una parte de la historia bastante conocida, la lectura resulta apasionante. El enfrentamiento, secular desde aquellos dos gigantes que fueron Carlos I y François I, de las dos monarquías católicas, tan parecidas y a la vez tan diferentes, la labor de la esposa de Louis XIII de Francia y madre de Louis XIV, Ana de Austria, hija de Felipe III y hermana de Felipe IV, y finalmente la Paz de los Pirineos y el matrimonio del Rey Sol con María Teresa de Austria, hija de Felipe IV, que unirá definitivamente los destinos de España y Francia bajo la flor de lis borbónica…
Y precisamente mi reflexión de hoy empieza con una cita del Cardenal Giulio Mazzarini, primer ministro en la primera etapa del reinado de Louis XIV, continuando la tarea que el Cardenal Richelieu ejerciera con Louis XIII. Para convencer a Louis XIV de la necesidad de su matrimonio con la infanta María Teresa, en beneficio de las dos naciones que encabezan la Cristiandad, y para disuadirle de la peregrina idea de desposar a Maria Mancini, la sobrina del Cardenal, de la que el monarca se había “encaprichado”, il cardinale Giulio Raimondo Mazarino nos deja esta impagable cita:
"Dieu a établi les rois pour veiller au bien, à la sûreté et au repos de leurs sujets, et non pas pour sacrifier ce bien-là à leurs passions particuliers [...] C'est pourquoi je vous supplie de considérer quelles bénédictions vous pourriez attendre de Dieu et des hommes si, pour cela, nous devions recommencer la plus sanglante guerre qu'on ait jamais vue. " - " Souvenez-vous de ce que j'ai eu l'honneur de vous dire plusieurs fois lorsque vous m'avez demandé le chemin qu'il fallait tenir pour être un grand roi : qu'il fallait commencer par faire les derniers efforts, afin de n'être pas dominé d'aucune passion ; car, quand ce malheur arrive, quelque bonne volonté qu'on ait, on est hors d'état de faire ce qu'il faut. " - " Je vous conjure, pour votre gloire, pour votre honneur, pour le service de Dieu, pour le bien de votre royaume et pour tout ce qui vous peut le plus toucher, de faire généreusement force sur vous. "
Quedémonos con la primera frase, “Dios ha establecido a los reyes para velar por el bien, la seguridad y el descanso de sus súbditos, y no para sacrificar estos bienes a sus pasiones particulares”.
Y efectivamente Louis XIV puso fin a su relación con la sobrina de su primer ministro y contrajo el matrimonio que pondría fin a la guerra con España, para el mayor bien de los súbditos de ambos reinos y la mayor gloria de la Cristiandad, en cumplimiento de sus juramentos profesados al ser consagrado en Reims con el óleo de la “Sainte Ampoule”.
Normalmente cierro mi libro al salir del metro, y aún con la mente en el siglo XVII, me doy de bruces con los repartidores de la prensa gratuita del siglo XXI, y con noticias como la repugnante “actitud poco honesta” del marido de la hija del aquel que se sienta en el trono de España, cuya hermana está divorciada y cuyo hermano, nombrado Príncipe de Asturias, está casado con una divorciada de pasado moralmente más que dudoso.
Qué lejos y olvidadas suenan hoy las palabras del Cardenal, “Por ello os suplico que consideréis, qué bendiciones podréis esperar de Dios y de los hombres si, por esta causa (un matrimonio equivocado), nos vemos obligados a recomenzar la guerra más sangrienta jamás vista. Acordaos de aquello que he tenido el honor de deciros cada vez que me preguntasteis el camino a seguir para ser un gran rey: que es necesario empezar por emprender hasta el último esfuerzo a fin de no dejarse dominar por pasión alguna, puesto que, cuando llega esta desgracia, sea cual sea nuestra voluntad, no nos permiten hacer lo que es debido. Os conjuro, por vuestra gloria, por vuestro honor, por el servicio de Dios, por el bien de vuestro reino y por cuanto pueda importaros más, que os dominéis con todas vuestras fuerzas”.
Sinceramente, fallar tan estrepitosamente en los tres matrimonios de sus tres vástagos, me hace sospechar de la existencia de un plan preestablecido para acabar de lo poco que queda de la institución monárquica en España, que es tanto como decir en el mundo.
Y claro, los primeros en tomar posiciones son sus enemigos seculares, los parlamentarios, herederos de aquellos ingleses que encabezados por Cromwell decapitaron a Charles I, cuya esposa, por cierto, era hermana de Louis XIII y cuya hija acabaría casándose con el hermano de Louis XIV, o de aquellos regicidas franceses que lo hicieran con Louis XVI, cuyas últimas palabras fueron de perdón para sus verdugos, como corresponde a un discípulo de Nuestro Señor Jesucristo.
Pío VI, en su famoso discurso "Quare lacrimae", conmovido por el bárbaro asesinato de Louis XVI, ya dijo que: "Abolida la superior forma del gobierno monárquico se constituyó al público poder desde el pueblo, que no se rige por razón alguna ni se deja guiar por la prudencia; juzga por opiniones no por verdades; es inconstante y fácilmente embaucado; dócilmente incitado a cualquier perversidad; ingrato, arrogante, cruel; capaz de regodearse en lo sangriento, y gozar en la matanza y el luto".
También hoy el parlamento español cuenta con asesinos entre sus miembros, siete de los cuales disimulan su pertenencia a una organización con la sangre de un millar de víctimas chorreando en sus manos criminales, empleando indignamente el nombre del Castillo de Maya, Amaiur en lengua vascuence, en el que los partidarios de Enrique II de Navarra (*), entre los que se contaban dos hermanos de San Francisco Javier, defendieron con honor y heroísmo su reino frente a las tropas de Castilla y Aragón, reinos ya de Carlos I, el emperador Calos V, formadas en gran parte ¡qué ironía! por guipuzcoanos, alaveses y vizcaínos (de los casi 30.000 soldados del ejército imperial que combatían en Navarra, unos 7.000 eran hombres del Condestable de Castilla, unos 4.000 fueron aportados por el navarro Conde de Lerín, y unos 5.000 llegaron de los territorios de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa).
Y aquel que se hace aún llamar rey, que, o bien es descendiente de Manuel Godoy, presunto padre del infante Francisco de Paula (el masón conocido como Hermano Dracón), que tal como cuenta en sus diarios Elizabeth Vassal, la famosa Lady Holland, tenía un "indecente parecido" con su presunto progenitor, o bien lo es del capitán Puigmoltó, amante de la desafortunada esposa del hijo maricón del mencionado miembro de la masonería (que en su noche de bodas llevaba más encajes que su ninfómana esposa), el responsable, sólo en 2010, según hemos sabido hace unos días, de la muerte de 113.000 de sus súbditos, descuartizados salvajemente en el vientre de sus madres antes de nacer, recibe a los asesinos en su palacio, cordialmente, y acepta dar traslado de sus viles maquinaciones.

O tempora, o mores!

(*) Sé que me pongo muy pesado con la historia, pero no me resisto a recordar que tras los fallidos intentos de recuperar la Alta Navarra, lo que conocemos hoy como Navarra en España, Enrique II continuó reinando en la Baja Navarra, al norte de los Pirineos, y su nieto acabaría siendo, mira tú por donde, el primer Borbón Rey de Francia (su madre, la reina  Juana II de Navarra, se había casado con Antoine de Bourbon), y en concreto fue el rey más querido por los franceses, Henri IV, el de “Paris vaut bien une messe”, el abuelo del Rey Sol (que a su vez lo fue de Felipe V de España), cuyo amor por sus súbditos se resume en la frase «Un pollo en las ollas de todos los campesinos, todos los domingos», al que dedicaron la conocida marcha “Vive Henri IV” que acabo siendo el himno francés (nada que ver con la Marsellesa, claro está). Por eso los reyes de Francia, lo son “de Francia y Navarra”.

lundi 12 décembre 2011

Navidad

El próximo domingo será ya el tercero del Adviento en este año 2011, y por tanto restará sólo una semana para que los católicos celebremos la Navidad.
Al parecer los neopaganos también celebran algo en estas mismas fechas, más o menos, y cuelgan luces de colores en las calles y se gastan el dinero que no tienen en artículos de lujo, comilonas y bacanales.
El mero hecho de que sigamos rodeados de paganismo dos milenios después de que Nuestro Señor Jesucristo nos ordenase «Id y haced discípulos de todos los pueblos» es la prueba escandalosa y patente de nuestro fracaso, que no tiene otra causa que nuestros muchos pecados y nuestra falta de fe.
Seamos pues consecuentes con nuestra condición fundamental de discípulos de Cristo, y celebremos la Navidad como católicos, sin ocultarnos, para que los paganos, que no saben por qué ríen, comen y beben en estas fechas aún con menos medida que de costumbre, se sorprendan y alguno quiera acercarse a redescubrir el sentido de la fiesta.
Resulta difícil escapar a la tentación de “infantilizar” la Navidad, y aún más para aquellos que tenemos hijos pequeños, pero no es tan complicado como pudiera parecer introducir entre las piadosas prácticas infantiles pequeños retazos de madurez y sentido profundo.
De hecho, despojando ciertas costumbres de cuanto les es extraño, artificioso o superfluo, la verdad brilla sin que sea necesario un gran esfuerzo para verla.
Mencionaré únicamente dos o tres detalles. El primero es el “Belén” o “Nacimiento”, más propiamente el “Pesebre”. Lejos de las representaciones idílicas del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, no resulta difícil imaginar en qué condiciones se produjo. Un pesebre, una paridera, un corral de animales de granja, para cualquiera que conozca mínimamente el campo y las actividades ganaderas tradicionales, es sin lugar a dudas el lugar más sucio, oscuro, húmedo y lúgubre de este mundo. Imaginar a la Inmaculada siempre Virgen María sufriendo los dolores del parto en las peores condiciones posibles, puede ayudarnos mucho a contemplar desde la fe éste que sin duda es el acontecimiento central de la historia.
Es el acontecimiento central de la historia, porque “el Verbo se hizo carne” sencillamente para salvarnos cargando con nuestros pecados, y a poco que contemplemos la Navidad con ojos de verdaderos discípulos de Cristo, veremos asomar en cada detalle el anuncio de la Pasión, de la muerte en la cruz.
De los dones que los magos de oriente ofrecen al Mesías, éste es mi segundo apunte, la mirra ha sido siempre la que más ha despertado mi curiosidad. Parece clara la relación del oro con la majestad de Cristo Rey, y la del incienso con su sacerdocio eterno “según el rito de Melquisedec”, pero al tratar de la mirra el simbolismo se multiplica.
No entraré ahora a desarrollar una complicada relación de posibles interpretaciones, pero sin duda la mirra apunta a la muerte. La mirra, esa resina aromática, entre sus muchas aplicaciones de la antigüedad, era empleada para embalsamar a los muertos, y aparecerá de nuevo durante el relato de la Pasión cuando, mezclada con vino, sea ofrecida a Cristo antes de la crucifixión para aliviar su sufrimiento, siendo rechazada por Él.
Cristo ha nacido de la Santísima Virgen, concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, y poco importa si fue en invierno o por la primavera. Dios ha enviado a su propio hijo para salvar al hombre, cargando con sus culpas. Por eso estamos alegres, porque como dice el profeta Isaías “Él fue traspasado por nuestras rebeldías y triturado por nuestras iniquidades. El castigo que nos da la paz recayó sobre él y por sus heridas fuimos sanados. Todos andábamos errantes como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, y el Señor hizo recaer sobre él las iniquidades de todos nosotros.”
Por eso nos reunimos llenos de alegría a cenar en familia en Nochebuena, ni demasiado tarde ni con exceso, y al acabar la cena no nos embriagamos con vino y licores, si no que nos abrigamos y acudimos a misa a medianoche. Y lo hacemos para celebrar que ha nacido nuestro Salvador, que muriendo en la cruz nos librará de la carga de nuestros pecados.
¡Feliz navidad a todos!

lundi 5 décembre 2011

La desamortización de Mendizábal


(Un breve fragmento, por si alguno no sabe qué libro pedir como regalo de Navidad)

“La revolución triunfante ha levantado una estatua a Mendizábal sobre el solar de un convento arrasado y cuyos moradores fueron pasados a hierro. Aquella estatua, que, sin ser de todo punto mala, provoca, envuelta en su luenga capa (parodia de toga romana), el efecto de lo grotesco, es el símbolo del progresismo español y es a la vez tributo de justísimo agradecimiento revolucionario. Todo ha andado a una: el arte, el héroe y los que erigieron el simulacro. Y con todo, la revolución ha acertado, gracias a ese misterioso instinto que todas las revoluciones tienen, en perpetuar, fundiendo un bronce, la memoria y la efigie del más eminente de los revolucionarios, del único que dejó obra vividera, del hombre inculto y sin letras que consolidó la nueva idea y creó un país y un estado social nuevos, no con declamaciones ni ditirambos, sino halagando los más bajos instintos y codicia de nuestra pecadora naturaleza, comprando defensores al trono de la reina por el fácil camino de infamarlos antes para que el precio de su afrenta fuera garantía y fianza segura de su adhesión a las nuevas instituciones; creando por fin, con los participantes del saqueo, clases conservadoras y elementos de orden; orden algo semejante al que establece en un campo de bandidos, donde cada cual atiende a guardar su parte de la presa y defenderla de las asechanzas del vecino. Golpe singular de audacia y de fortuna, aunque no nuevo y sin precedente en el mundo, fue aquel de la desamortización. Hasta entonces, nada más impopular, más incomprensible ni más sin sentido en España que los entusiasmos revolucionarios. Diez años había durado, con ser pésimo a toda luz, el Gobierno de Fernando VII, y no diez, sino cincuenta, hubiera durado otro igual o peor si a Mendizábal no se le ocurre el proyecto de aquella universal liquidación. Todo lo anterior era retórica infantil, simple ejercicio de colegio o de logia; y conviene decirlo muy claro: la revolución en España no tiene base doctrinal ni filosófica, ni se apoya en más puntales que el de un enorme despojo y un contrato infamante de compra venta de conciencias. El mercader que las compró, y no por altas teorías, sino por salir, a modo de arbitrista vulgar, del apuro del momento, es el creador de la España nueva, que salió de sus manos amasada con barro de ignominia. ¡Bien se la conoce el pecado capital de su nacimiento! 
Quédese para mozalbetes intonsos que hacen sus primeras armas en el Ateneo hablar de la eficacia de los nuevos ideales y del poder incontrastable de los derechos de la humanidad como causas decisivas del triunfo de nuestra revolución. Sunt verba et voces, praetereaque nihil. ¡Candor insigne creer que a los pueblos se les saca de su paso con prosopopeyas sesquipedales! Las revoluciones se dirigen siempre a la parte inferior de la naturaleza humana, a la parte de bestia, más o menos refinada o maleada por la civilización, que yace en el fondo de todo individuo. Cualquier ideal triunfa y se arraiga si andan de por medio el interés y la concupiscencia, grandes factores en filosofía de la historia. Por eso el liberalismo del año 35, más experto que el de 1812, y aleccionado por el escarmiento de 1823, no se entretuvo en decir al propietario rústico ni al urbano: «Eres libre, autónomo, señor de ti y de tu suerte, ilegislable, soberano, como cuando en las primitivas edades del mundo andabas errante con tus hermanos por la selva y cuando te congregaste con ellos para pactar el contrato social»; sino que se fue derecho a herir otra fibra que nunca deja de responder cuando diestramente se la toca y dijo al ciudadano: «Ese monte que ves hoy de los frailes, mañana será tuyo, y esos pinos y esos robles caerán al golpe de tu hacha, y cuanto ves de río a río, mieses, viñedos y olivares, te rendirá el trigo para henchir tus trojes y el mosto que pisarás en tus lagares. Yo te venderé, y, si no quieres comprarle, te regalaré ese suntuoso monasterio, cuyas paredes asombran tu casa, y tuyo será hasta el oro de los cálices, y la seda de las casullas y el bronce de las campanas.»

¡Y esta filosofía sí que la entendieron! ¡Y este ideal sí que hizo prosélitos! Y, comenzada aquella irrisoria venta, que, lo repito, no fue de los bienes de los frailes, sino de las conciencias de los laicos, surgió como por encanto el gran partido liberal español, lidiador en la guerra de los siete años con todo el desesperado esfuerzo que nace del ansia de conservar lo que inicuamente se detenta. Después fue el imaginar teorías pomposas que matasen el gusanillo de a conciencia, el decirse filósofos y librepensadores los que jamás habían podido pensar dos minutos seguidos a las derechas; el huir de la iglesia y de los sacramentos por miedo a las restituciones y el acallar con torpe indiferentismo las voces de la conciencia cuando decía un poco alto que no deja de haber Dios en el cielo porque al pecador no le convenga. Nada ha influido tanto en la decadencia religiosa de España, nada ha aumentado tanto esas legiones de escépticos ignaros, único peligro serio para el espíritu moral de nuestro pueblo, como ese inmenso latrocinio (¿por qué no aplicarle la misma palabra que aplicó San Agustín a las monarquías de que está ausente la justicia?) que se llama desamortización y el infame vínculo de solidaridad que ella establece…”

H I S T O R I A
D E L O S
H E T E R O D O X O S
E S P A Ñ O L E S

por el doctor
Don Marcelino Menéndez Pelayo
Catedrático de Literatura española
en la Universidad de Madrid

lundi 21 novembre 2011

Mayoría absoluta

Bueno pues ya está ¿no? La “derecha de toda la vida” gobierna con mayoría absoluta y todo arreglado.
Pues nada, a esperar y confiar. Seamos positivos, miremos el futuro con confianza, bla, bla, bla.
No está de más, por si acaso, descargarse el programa electoral del PP antes de que lo quiten de su web, que igual no lo quitan oiga usted, pero nunca se sabe. No se preocupen que yo ya lo he hecho.En general es bastante ambiguo y poco preciso, por lo que será difícil presentar reclamaciones, pero tiene algún detalle que otro susceptible de una sencilla comprobación de cumplimiento.

De entrada me gustaría centrarme en lo fundamental:
  • “La maternidad debe estar protegida y apoyada. Promoveremos una ley de protección de la maternidad con medidas de apoyo a las mujeres embarazadas, especialmente a las que se encuentran en situaciones de dificultad. Impulsaremos redes de apoyo a la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores.”
Por supuesto que no habla de abolición estricta y absoluta de cualquier ley que permita, en la circunstancia que sea, el abominable crimen de matar a un ser humano en el vientre de su propia madre, que sería lo normal en una sociedad civilizada y que es ineludible para un católico, pero aún así conviene estar atentos a las medidas descritas en su programa, si es que finalmente llega a promoverse alguna.
Reforzar la protección del derecho a la vida” es una frase que me produce bastante repugnancia, por su tibieza y ambigüedad. El derecho a la vida, en especial el derecho a la vida del ser humano más vulnerable que existe, hay que defenderlo a ultranza, sin fisuras ni condiciones, no “reforzar su protección”. Atentos a los “movimientos pro-vida” ahora que gobiernan “los nuestros”.
Ardo en deseos de leer, letra pequeña incluida, los pormenores de esa “ley de protección de la maternidad” y el nuevo “modelo de regulación sobre el aborto”.
Finalmente les traigo otros fragmentos interesantes, aunque hay más, referentes al elemento fundamental de la sociedad, la familia:
  • “Prestaremos una especial protección a los no nacidos y a la infancia. Proporcionaremos también una atención específica a las mujeres durante su embarazo y en el cuidado de sus hijos menores.”
  • “Aprobaremos un plan integral de apoyo a las familias, dirigido fundamentalmente a promover las medidas que faciliten la compatibilización de la vida profesional y familiar.”
  • Elevaremos los mínimos familiares en el IRPF adaptándolos mejor a las circunstancias de los contribuyentes, especialmente en relación con las familias numerosas.”
Yo soy padre de una familia numerosa, y mi santa esposa se ve obligada a simultanear sus sagradas tareas como madre y esposa, que desempeña de un modo que cabría calificar de milagroso, con una actividad económica remunerada fuera del hogar, ya que aquí el Marqués de Montauran, aparte del título, que además es imaginario, no dispone de fortuna digna de mención.
Así que los apoyos a las familias en general y a las numerosas en particular, ya se los iré contando. Y no tolero excusas, que si tienen mayoría absoluta pueden hacer lo que les venga en gana, ¿no?

jeudi 17 novembre 2011

Un carlista a tres días de las elecciones

Si mis convicciones, que no son otras que las contenidas en el credo de la Iglesia Católica, son inmutables, pese a quien pese, desde que “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”, hasta que “de nuevo venga con Gloria para juzgar a los vivos y a los muertos”, el que el próximo domingo se celebren elecciones generales en lo que queda de España no las modifica un ápice.

Y las circunstancias económicas terribles que sufrimos, no más terribles que la degradación moral sin límites que nos rodea, no sólo no me mueven a adaptar mis posiciones frente al mundo, sino más bien reafirman mis posturas.

No paro de recibir, aún con más vehemencia que en anteriores ocasiones, intentos de convencerme, hablemos en plata, para que vote y aconseje votar al Partido Popular.

No reproduciré aquí sus argumentos, de sobra conocidos.

El tradicionalismo, el carlismo, no ha sido ni será nunca un “partido”. Es y será una comunión, a imagen de la Comunión de los Santos, si me permite la bienintencionada falta de respeto.

Aquel juramento tradicional aragonés del “Nos, que valemos tanto como Vos, que no valéis más que Nos y que juntos podemos más que Vos” y el “Rex eris si recte facias; si non facias non eris” de San Isidoro de Sevilla, constituyen la legitimidad de nuestros príncipes. Porque nuestra comunión no es gregarismo ni obediencia ciega, es convencimiento profundo y personal.

En el órgano digital oficial de la Comunión Tradicionalista, en el que he tenido el inmenso placer de leer los impagables e inspirados discursos de Don José de Armas Díaz y de Don José Miguel Gambra Gutiérrez en la reciente cena de Cristo Rey, la Secretaría Política de SAR Don Sixto Enrique de Borbón ha publicado sus directrices frente a la farsa electoral de este fin de semana.

No cabe sino compartir de corazón con el Abanderado de la Tradición que no existe otra opción que la abstención, ninguna otra, y que como puede leerse también en el artículo sobre el abstencionismo militante de su órgano digital oficial, http://www.carlismo.es/ , jamás hemos apoyado ni apoyaremos a partido alguno que no defendiera los principios básicos de la multisecular doctrina social de la Iglesia.

Añadiría, si se me permite, la opción de acudir a misa, ya que es domingo, a poco frío que haga, y es noviembre, empleando la boina roja como prenda de abrigo para la cabeza y procurando emplear un itinerario que casualmente pase por la puerta del colegio electoral. Complementariamente no debe descartarse, ya que el domingo es 20 de noviembre, un brazalete negro en conmemoración de la muerte del Caudillo de España, bajo cuyas invictas y limpias banderas combatieron nuestros requetés en la Cruzada de Liberación Nacional de 1936.

Lo que no alcanzo a comprender es el apoyo a Josep Anglada i Rius y su “Plataforma per Catalunya”. Lo siento pero no puedo compartirlo. Y sinceramente prefiero ignorar cualquier explicación de las que me vienen a la mente, ya que me precio de haber estudiado a fondo la historia secular de nuestra Patria, y de conocer la más reciente, en algunos casos como testigo directo desde posiciones privilegiadas de observación.

Respecto a la Comunión Tradicionalista Carlista, frustrados sus esfuerzos por obtener al menos una coalición de mínimos que plantase cara a la dictadura del partido único —de hecho— formado por PP, PSOE, IU y nacionalistas, como bien dice el hijo de nuestro añorado Rey Javier, únicamente un humildísimo apunte: El gran esfuerzo que no puede demorarse más es acabar con el escándalo de dos “comuniones”.

Termino por todo ello expresando mi completa comunión con las palabras de Don José Miguel Gambra Gutiérrez, hijo del gran Don Rafael Gambra Ciudad, “…en este mundo sobre el cual parecen cernirse todos los conflictos a la vez, internos y externos, políticos, sociales, económicos y religiosos, no cabe esperar nada de ideologías fabricadas para resolver tal o cual clase de enfrentamiento. ¿No será eso signo de que se acerca la hora del renacimiento de nuestro ideario, compendio de la sabiduría occidental que se ha enfrentado a toda clase de experiencias y dificultades y no sólo a una clase específica de problemas?”

Ayer, hoy y siempre, Dios, Patria, Fueros, Rey.

mardi 8 novembre 2011

Mariconadas las mínimas

Ha muerto Joe Frazier, el primero que logró que hacer besar la lona a Cassius Clay, que se hacía llamar Muhammad Ali. Dios lo tenga en su gloria, y a mí me viene al pelo para contarles una pequeña anécdota.

Hace unos días estaba merendando con mi mujer y mis hijos en un bar cuando, a un par de mesas de la que ocupábamos, se sentó el deportista español con más títulos del mundo después de Ángel Nieto. ¿Rafa Nadal? No señora ¿Fernando Alonso? ¡Anda ya! Pues no caigo. No me extraña, se trataba de Javier Castillejo ¿Cómo dice? Javier Castillejo, el “lince de Parla”. ¿No les suena? No, claro que no.

Y sin embargo se trata del campeón de España welter de 1990 y 1991, el campeón Mundo Hispano WBC superwelter de 1992 y 1993, el campeón de Europa (EBU) superwelter de 1994, 1995 y 1996, el campeón Mundo Hispano WBC de 1996, el campeón de España superwelter de 1997, el campeón de Europa (EBU) superwelter de 1998, el campeón del mundo WBC superwelter de 1999, 2000 y 2001, el campeón EBU-UE mediano de 2002, el campeón del mundo interino WBC superwelter de 2002 y 2003 y el campeón del mundo WBA mediano de 2006 y 2007. Casi nada, como suele decirse.

Pero claro, en esta sociedad “amariconada” a pasos agigantados, dónde está mal visto arrearle un buen mamporro, por ejemplo, a un maleducado que ofende a una dama ¡qué machista por Dios! en una sociedad como ésta, el boxeo y la tauromaquia, a la que casualmente es muy aficionado Don Javier Castillejo, son de lo más inadecuado. Como él mismo dijo en una ocasión, los que opinan que el boxeo o las corridas de toros son espectáculos violentos, no deben de haber acudido nunca al campo en un Real Madrid – Fútbol Club Barcelona. Y que conste que a mí me gusta el balompié.

Y además tenemos, tienen más bien, el descaro de concederle el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes a Fernando Alonso, cuyos muy respetables dos campeonatos del mundo de fórmula 1 en 2005 y 2006 (que sólo tenía uno cuando le dieron el premio), un subcampeonato en 2010 y un tercer puesto en 2007, no pueden compararse al palmarés que ya he citado del boxeador español más laureado de todos los tiempos, que ganó 62 de sus 71 combates, 43 de ellos por K.O.

Pero claro, ni se casó con una folclórica, ni ha consumido nunca sustancias prohibidas, ni ha cometido jamás delito alguno. Así cómo quiere que se le reconozca en España, por mucho que se haya proclamado ocho veces campeón del mundo en dos categorías distintas, seis veces campeón de Europa y tres de España, y como he dicho, sólo el motociclista Ángel Nieto le supere en títulos internacionales.

Su último combate, el 4 de abril de 2009, no lo retransmitió ninguna cadena de televisión. Finalmente se le concedió la Real Orden del Mérito Deportivo en la categoría de Medalla de Oro, en un acto en el que se concedían además una Gran Cruz, dos Placas de Oro, 29 Medallas de Oro como la de Javier Castillejo, dos Placas de Plata y 47 Medallas de Plata, 18 Placas de Bronce y 89 Medallas de Bronce. El acto fue presidido por el actual jefe del estado que ¡vaya por Dios! por problemas protocolo no pudo estrecharle la mano al “lince de Parla”.

Nosotros sí nos acercamos a saludarle y a pedirle un autógrafo, y nos atendió con una cortesía y amabilidad de las que ya no se ven por el mundo. Y al marcharnos le dedicamos un ¡adiós Lince! que fue nuestra humilde compensación por todos los honores merecidos y negados. ¡Qué gran verdad es que el mérito de las honras no está en tenerlas si no en aspirar a merecerlas!

lundi 7 novembre 2011

¿Debate?

No es que me importe un pimiento el que esta noche la televisión emita un programa en el que piden el voto los candidatos a presidente del gobierno de los dos partidos que se reparten de modo alternativo poltronas y prebendas al estilo de Cánovas y Sagasta. Y que nadie interprete que me gustaría que el debate fuera a tres o a cuatro, porque eso no cambiaría mi percepción en lo más mínimo.

De hecho, si le concediese la más mínima relevancia, habría escrito estas reflexiones ayer, a fin de aclararme las ideas antes del magno acontecimiento, o bien mañana, al estilo de los sesudos analistas que sacan conclusiones absurdas a toro pasado.

Debate, lo que se dice debate, como siempre no habrá ninguno. Cada cual representará su papel y declamará su monólogo lo mejor que pueda, sin que le importe o le haga variar un ápice sus intervenciones lo que diga el otro. “Usted pregunte lo que quiera que yo contestaré lo que me de la gana”, es la máxima de toda entrevista o debate “político” en nuestros días.

Sólo me gustaría compartir un par de reflexiones tontas, de esas que nos hacemos los tipos raros como usted y como yo.

Cuando una persona mínimamente inteligente, como es el caso de la mayoría de la población española al tratar sus asuntos personales, que son los que de verdad importan, si tiene un problema, trata de descubrir cómo se ha producido, qué decisiones erróneas han podido provocarlo, para acto seguido, por un lado tratar de solucionar el problema o reducir al mínimo posible sus efectos negativos, y lo que es más importante, anular las decisiones erróneas identificadas y hacer firme propósito de no caer de nuevo en un error semejante.

Esto que puede parecer y de hecho es evidente, aparentemente no es de aplicación en política. ¿Por qué? Sencillamente porque la solución a los problemas de sus compatriotas pasa ineludiblemente por un grave problema para los partidos políticos, que son la materialización de esa decisión errónea que conviene evitar. Más vale tener cinco millones de parados y que nosotros, yo fundamentalmente, sigamos o siga viviendo a mis anchas, que recuperar el pleno empleo, como antes del 20 de noviembre de 1975 ¿recuerdan?, y yo en el mejor de los casos me vea en la calle, y en el más probable en prisión. Es evidente.

Estando claro lo absurdo que resulta buscar soluciones entre las causas de los problemas, sólo un apunte más sobre esos “asuntillos” de los que probablemente no se debatirá esta noche en la televisión, aunque vaya usted a saber, del estilo aborto, eutanasia, adoctrinamiento en las escuelas, uniones contra natura, divorcio…

El único debate aceptable al respecto es precisamente que sobre esos “asuntillos menores”, ya saben, la vida y la muerte, cuestiones al parecer sin importancia hoy en día, no hay nada que debatir. ¿O debatiría usted sobre si los elefantes vuelan? No verdad, pues eso.

No se puede matar a un ser humano inocente, ni como derecho ni despenalizado por circunstancias atenuantes, ya sea un bebé en el vientre de su madre o un ancianito que chochea y necesita cuidados veinticuatro horas al día. Y no hay discusión posible, ni matices, ni gaitas. Ningún hombre pierde su dignidad por sufrir ¿o todo el que sufre es indigno? Así que matar al que sufre no puede ser considerado “muerte digna”. Los que sufren acostumbran a tener mucha más dignidad que el resto.

Nadie tiene derecho a decirles a mis hijos que su padre está anclado al pasado y que todo eso de Cristo, el Catolicismo, San Agustín, Santo Tomás, la Santa Madre Iglesia y la Sacrosanta Tradición son supersticiones absurdas y que la única verdad es que el universo se creó a sí mismo, el hombre es un mono sin pelo y el sexo es una distracción que uno practica cuando quiere, como quiere y con quien le da la gana. Nadie tiene derecho a obligar a mis hijos a estudiar y examinarse de eso, de nuevo sin matices ni gaitas. Lo mismo me da educación para la ciudadanía que formación en valores constitucionales.

La sociedad civilizada se fundamenta en la familia, y la familia se compone de una mujer y un hombre que se aman de verdad, unidos en matrimonio indisoluble, que engendra, cuida, protege, educa y sobre todo ama a sus hijos, sin someterlos a la infame tortura de ver cómo sus padres se separan y fornican con terceras personas, repartiéndose el “usufructo” temporal de los hijos tal como harían y hacen con el piso, el coche o el apartamento en la playa. Que eso es el divorcio, tan moderno y progresista, lo contrario al amor y la condena a muerte de la sociedad.

El sexo es el modo de reproducción de los seres humanos, semejante al de los animales mamíferos, es cierto, pero radicalmente diferente al tratarse del hombre, como es evidente o al menos solía serlo. Por eso es sencillamente una barbaridad que los adolescentes mantengan relaciones sexuales como si tal cosa. Las estadísticas oficiales y oficiosas hablan de los 15 como edad “normal” de inicio, ¡como suena, sin paliativos! El sexo es algo maravilloso que podríamos calificar casi de milagroso, y lo es precisamente cuando es humano, es decir expresión del amor fecundo entre los esposos que culmina en la concepción de los hijos, el fruto más precioso de ese amor.

Alentar la deshumanización de las relaciones sexuales humanas, repartiendo preservativos, anticonceptivos o pastillas abortivas a la juventud, es sencillamente una aberración de consecuencias catastróficas. Como suena.

Y el “sexo”, por llamarlo de algún modo, entre seres humanos del mismo sexo, ya que el género es una categoría gramatical o de clasificación de las especies en biología, es en primer lugar, sencilla y llanamente, una guarrada. Y una “boda” entre dos hombres o entre dos mujeres es una mamarrachada absurda y patética, se le llame matrimonio homosexual o pareja de hecho o lo que se les ocurra. Y si finalmente se les permite criar niños, se convierte en una aberración despreciable. Al pan pan y al vino vino.

Si los dos candidatos hablan de algo de esto esta noche, abran ustedes bien las orejas y ya me contarán. Sobre todo el que está encantado de ser de derechas, que el otro ya sabemos lo que dirá, y si nos sorprende será para peor, como esa ocurrencia de acabar con los “privilegios” de la Iglesia Católica, la única institución que nunca da la espalda a los pobres, caiga quien caiga.

¿Qué todo esto son bobadas y obsesiones mías, y que lo que importa es la economía? Que quieren que les diga, igual resulta que el egoísmo, que no nos engañemos, es lo que subyace detrás de todo estas cosas, el egoísmo digo, y la falta de valores morales sólidos, claros y firmemente arraigados, tienen como consecuencia también la catástrofe económica en la que estamos inmersos ustedes y yo.

mardi 11 octobre 2011

Expecto resurrectionem mortuorum et vitam venturi saeculi

Y efectivamente se trata de eso, de que tal como repetimos cada domingo, nosotros sí que esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.

Sin pena ni gloria se cruzan en estos días dos asuntos en los periódicos, perdidos entre catastróficas previsiones económicas y repugnantes pruebas de corrupción institucional generalizada.

Me refiero en primer lugar al depósito en el Panteón de los Reyes del Monasterio de El Escorial de los restos mortales de la esposa de Alfonso de Borbón, que ocupó el trono de las Españas usando el numeral XIII, embarcando a la Patria primero en aventuras dictatoriales y abandonándola cobardemente más tarde en el caos revolucionario republicano.

Se discute en algunos círculos, con poco conocimiento de causa como es secular costumbre en la península ibérica, sobre el atropello que constituye que los restos de Victoria Eugenia de Battenberg descansen en el Panteón Real, siendo que a pesar de haber ostentado el título de Reina de España, no fue madre de rey alguno.

Tampoco reinó en las Españas ningún hijo de Isabel de Borbón, primera esposa de Felipe IV, hija del primer Borbón que reinó en Francia, Henri IV, aquella a la que el genial Francisco de Quevedo, gloria inmortal de las letras hispánicas, dedicó el famoso calambur recordándole su cojera[1]. Y sí, sus restos reposan en el Panteón Real.

No reside pues el problema en este extremo sobre la maternidad real. Se trata de nuevo de falta de respeto por la Tradición, y sobre todo falta de fe. Odio a la fe, diría yo.

Una visita al Monasterio de El Escorial es algo que no debería dejar de hacer ningún cristiano europeo, y que en el caso de los españoles constituye una obligación inexcusable. Y a cualquier visitante con un mínimo de cultura no le será difícil apreciar que hay cosas que no cuadran.

Esta maravilla que nuestro Rey Felipe II mandó erigir en conmemoración de la decisiva victoria imperial en la batalla de San Quintín sobre las armas francesas de Henri II, el hijo del gran François I, en el año del Señor de 1557, fue diseñada con exquisita precisión para el eterno descanso de su augusto padre el emperador Carlos V, Carlos I de las Españas, el suyo propio y el de sus reales e imperiales familias.

El verdadero desacato a los deseos de Su Majestad Felipe II consiste principalmente en que su tumba y la del Emperador Carlos no miren a Oriente, que el cuerpo del Emperador no descanse bajo el altar con el pecho bajo el lugar donde el sacerdote oficia la Santa Misa, que Felipe II no descanse junto a sus tres mujeres y su hijo, y que también su padre haya sido separado de su familia…

Como podemos leer en el trabajo que Juan Rafael de la Cuadra Blanco publicó bajo el título de “La idea original de los enterramientos reales en El Escorial” en el Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1997: “Felipe II ya no descansa junto a sus tres mujeres y su hijo, igual separación que la realizada con su padre. Se sustituyó la idea de enterrar a cada rey con su familia por un panteón dinástico en el que sólo se aceptan reyes y madres de reyes, relegando a las otras reinas, príncipes y familiares a los inconexos y absurdos panteones de infantes. Y eso pese a que había espacio de sobra, si contamos los nichos de las columnas de la Basílica, para que las familias hubieran permanecido unidas. Así, se desgajó la íntima unión existente entre las tumbas, los cenotafios y el espacio sagrado del altar, invadiendo la capilla subterránea, desde la que dejaron de cantarse los responsos que tan cuidadosamente había previsto Felipe II en la Carta de Fundación. Tampoco se entendió la modestia de los sencillos enterramientos reales, semejantes a los de la cripta de la Capilla Real de Granada, cuya grandiosidad había de reflejarse en la riqueza de los materiales de las estatuas y el Templo. Idéntica solución se había repetido bajo los ricos mármoles del altar de Yuste y el de la Iglesia de Prestado del Monasterio. Junto a las dos familias actuales había espacio suficiente para continuar al menos con las de cuatro sucesores más, sin necesidad de ocupar el sacrosanto espacio de la capilla subterránea, idea explícitamente desechada por el rey. Y lo peor de ello es que las indicaciones estaban muy claras, algunas de ellas grabadas en grandes letras en las mismas paredes del Presbiterio. Felipe II no previó su tumba como se realizó después, independiente de la Basílica, sino que subordinó todo el programa decorativo y espacial del Presbiterio al culto de la cripta situada debajo, como había ensayado antes en Granada. Los enterramientos, con sus estatuas frente al altar, eran la parte fundamental del programa de El Escorial, y hallaban su adecuada expresión en el lujo del Presbiterio, pero han quedado diluidos en la espectacularidad barroca del Panteón, desde luego mucho menos colosal que el Templo en el que, sin duda, el monarca quiso ser enterrado.”

Dejo el enlace a este interesantísimo documento para el quiera ampliar conocimientos al respecto: http://www.delacuadra.net/escorial/textos/1997c-a-panteo.pdf

Había hablado de dos noticias. La segunda claro está se refiere a la aviesa y pérfida intención de trasladar los restos mortales del Generalísimo Franco, Caudillo de España por la gracia de Dios.

Finalmente no puede esperarse respeto a la Santa Fe y la Sagrada Tradición por parte de los enemigos declarados de ambas, que actualmente y para nuestra desgracia y la de la Cristiandad, detentan todos los poderes temporales en nuestra atribulada Patria.


PS: Por supuesto, a los injustificados y traicioneros cambios perpetrados en la Basílica del Monasterio de El Escorial, se unen los que tras el concilio Vaticano II sufren todas las iglesias católicas, como la separación del altar y el sagrario con la absurda intención de que el sacerdote de la cara a los fieles, y por tanto la espalda al Santísimo, tergiversando gran parte del sentido de la Santa Misa. (En la foto que he incluido se aprecia aún la disposición preconciliar del ara).


[1] Calambur: del francés “calembour”, significa según la Real Academia Española una agrupación de las sílabas de una o más palabras de tal manera que se altera totalmente el significado de estas.
Quevedo se presentó al parecer ante la reina con un ramo de flores en cada mano, uno de claveles blancos y otro de rosas rojas, y extendiendo los brazos pronunció el calambur que le hizo supuestamente ganar una apuesta, “entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad escoja”, recordándole a la reina su cojera, lo que al parecer la enojaba sobremanera.

samedi 1 octobre 2011

El mosquito y el camello


JUAN MANUEL DE PRADA
Un cristiano es asesinado en el mundo cada cinco minutos; pero de este holocausto, voluminoso como un camello, el mundo nada quiere saber. A Libia, uno de los pocos países musulmanes donde, hasta hace unos pocos meses, los cristianos no eran asesinados a mansalva, Occidente mandó sus avioncitos para que defecaran bombas. El gabacho con alzas en los zapatos, el promotor de la «laicidad positiva», ese chisgarabís con ínfulas napoleónicas que responde al nombre de Sarkozy justificó entonces, puesto a colar mosquitos, el envío de los avioncitos «en nombre de la conciencia universal que nos dicta que los crímenes de Gadafi son intolerables». Y, mientras lo decía, poniéndose de puntillas en el estrado, se guardaba en el bolsillo la carta de los insurgentes libios que le garantiza la explotación de los yacimientos petrolíferos del país, a cambio de su «apoyo permanente». Entretanto, los insurgentes libios, inflamados de fervor democrático, se pueden dedicarse a apiolar inmigrantes llegados de Mauritania, Nigeria, Sudán o el Chad, en su mayoría de fe cristiana. Pero aquí la «conciencia universal», experta en colar mosquitos y tragar camellos, se calla como una putita.
La sangre de los cristianos, derramada copiosamente por los arrabales del atlas, es menos valiosa que el petróleo; y su hedor no lastima la pituitaria de Occidente, encantadísimo de prestar su apoyo a la «primavera árabe», como la Bestia de la Tierra se muestra encantadísima de prestar el suyo a la Bestia del Mar en las visiones de San Juan. Esta alianza entre un Islam que se dedica cada vez con mayor entusiasmo al exterminio de los cristianos y un Occidente que blasona de «libertad religiosa», «laicidad positiva» y demás caramelitos políticamente correctos, mientras azuza sibilinamente el odio cristofóbico, es uno de los signos escatológicos más gigantescos de nuestro tiempo; tan gigantesco que, para ignorarlo, es preciso ser un cínico de tomo y lomo, o bien tener la «conciencia universal» arrasada por el napalm de la propaganda (y así, con la conciencia reducida a fosfatina, ya nos pueden imprimir la marca de la Bestia).
Mientras los cristianos son asesinados o condenados a la diáspora en los arrabales del atlas, a la propaganda occidental le basta con mirar para otro lado. Cuando la persecución enseña sus garras en su propio predio, la propaganda occidental difunde siempre las mismas especies: si la persecución es de baja intensidad (católicos vejados en su fe, iglesias profanadas, etcétera) se computa como expresión de «libertad religiosa», que como toda señora libertad que se precie necesita a veces desfogarse y celebrar sus cuchipandas; y si la persecución adopta manifestaciones cruentas, los crímenes se explican aduciendo que quien los perpetró padecía un trastorno mental. Algunas veces tal explicación resulta rocambolesca, como cuando se pretendió que el chófer que asesinó al presidente de la conferencia episcopal turca, siguiendo al dedillo el ritual yihadista, era un perturbado en pleno rapto vesánico. Otras veces la explicación es meramente simplista, como acaba de ocurrir después de que un endemoniado irrumpiera en una iglesia de El Pinar de Chamartín, disparara contra varias feligresas y se quitara la vida, de rodillas ante el altar. A nadie se le ocurre pensar que tal endemoniado pudiera tener las meninges arrasadas por los demonios de la propaganda cristofóbica que cada día nos inyectan en vena. Pero la «conciencia universal» reducida a fosfatina, como los fariseos del Evangelio, cuela el mosquito y se traga el camello; y los católicos, como sentenció un famoso padre de la patria, «sólo entienden del palo».