mercredi 14 mai 2014

Lo que Franco hizo bien

Obviamente no estoy de acuerdo con todo lo que expone el autor del opúsculo “Siete cosas que Franco hizo bien”, y de hecho estoy en profundo desacuerdo con algunos puntos que resultarán evidentes para el reducido pero selecto grupo de lectores de mi bitácora.

Sin embargo he creído interesante reproducir aquí la introducción de la obra, que constituye un magnífico resumen de lo desarrollado por el autor en las siguientes treinta páginas.

Si nos abstraemos de las opiniones personales del autor, Ultano Kindelan Everett, que únicamente constituyen una pequeña parte de lo expuesto, estoy seguro que la visión esquemática de la obra del Generalísimo Franco, Caudillo de España por la gracia de Dios, resultará a todos muy interesante.

De no ser así, mis disculpas a los agraviados, que tienen abierta, como siempre, la posibilidad de publicar cuantos comentarios civilizados consideren oportunos:


Falta poco para que se cumplan cuarenta años de la desaparición de Francisco Franco Bahamonde, evento que, muchos de los que hoy tengan menos de cincuenta años imaginarán fue celebrado con inmensa alegría por la mayoría de los españoles, que veían por fin desaparecer al tirano, que según nos vienen repitiendo rutinariamente los medios desde hace años, oprimió y torturó a los españoles, especialmente a sus oponentes, durante su terrible dictadura.

Sin embargo, sorprendentemente no fue así. No hubo quemas de efigies, ni destrucción de estatuas, ni grandes manifestaciones de alegría, ni en España, ni en el extranjero. En cambio, los visitantes a la capilla ardiente donde se velaron sus restos, se contaron por cientos de miles.

Otro hecho que posiblemente sorprenda a los que conocen a Franco, y al franquismo, solamente a través de nuestros medios actuales, es que cuando los españoles recuperaron su libertad política, y ejercieron su voto, no votaran mayoritariamente a favor de los partidos que, supuestamente lideraron la lucha contra el dictador, el PSOE y el PCE, sino que, prefirieron una opción, que se puede describir como evolucionista, la opción de la UCD de Adolfo Suárez.

Esos dos hechos, nos dicen que Franco no debió dejar tan mal recuerdo en muchos españoles, ni su régimen tampoco. De hecho, creo que puedo afirmar sin faltar a la verdad, que la mayoría de los españoles que vivieron bajo su régimen, reconocen que el balance de su gestión, salvo en lo que a libertades políticas se refiere, fue rotundamente positivo.

¿Por qué? Preguntarán esos lectores, que no hayan cumplido los cincuenta años; ¿cómo es posible que ese abominable dictadorzuelo no dejase un pésimo recuerdo?

Pues porque Franco, durante los 38 años que rigió los destinos de España, hizo algunas cosas, las fundamentales, bien. Y es hora de reconocerlo.

-Lo primero que hizo bien, fue ganar la guerra civil, liberando a los españoles de caer en la dictadura comunista que, con total seguridad, hubiese seguido a su derrota.

Sí, repito, con total seguridad, pues desde principios de 1938 el Frente Popular fue dominado por Moscú de forma cada vez más férrea. De haber vencido en la guerra civil, ese Frente Popular no hubiese podido contener a Hitler, que con gran probabilidad hubiese invadido España, convirtiéndola otra vez en un campo de batalla, más sanguinario aún que la guerra civil. Y en el caso, poco probable, que España no hubiese sido invadida, su destino hubiese sido la dictadura comunista. Las dictaduras comunistas de la segunda mitad del siglo XX en Europa, hacen que, los que vivimos bajo la de Franco, en comparación, nos hayamos considerado muy afortunados.


-Lo segundo que hizo bien, fue hacerse con todo el poder político desde el principio de la guerra civil, unificando a falangistas con carlistas y otros partidos minoritarios de derechas, en una institución que llamó “Movimiento Nacional”, evitando el dominio del nuevo régimen por la falange, aunque dejara que esta tuviera una importante cota de poder, que fue erosionando con los años. Franco se sentó encima de una olla a presión durante cuarenta años, lo que permitió el guiso de una nueva España. El no buscó esa posición, como tampoco fue el causante de la guerra civil como repiten tantas veces los medios, y se enseña en muchos colegios. La guerra civil vino por muchas razones, pero la principal fue la insumisión de la izquierda al Estado de Derecho; de su declarada intención de imponer “La Dictadura del Proletariado", (eslogan entonces omnipresente, afortunadamente olvidado hoy), a la fuerza si fuera necesario; y de su desacato continuado a la autoridad y leyes de la República, que luego pretendieron defender, abrogándose, sin derecho alguno, el nombre de “republicanos”.

-Lo tercero que hizo bien, fue contener la inevitable represión que siguió a su victoria. Es un hecho que, en la España de Franco, la represión no alcanzó, ni de lejos, el nivel de los regímenes totalitarios conocidos. Fue mucho menor incluso que la que aplicaron franceses e italianos al término de la 2ª Guerra Mundial a los colaboracionistas con el nazismo. Además el Estado no eliminó la propiedad privada, ni monopolizó la actividad económica, salvo en proyectos de gran envergadura, sino que procuró el crecimiento de la inversión privada, tanto nacional como extranjera, evitando también nacionalizar la banca.

Por otra parte, si los vencedores hubiesen sido los frentepopulistas, ya totalmente dominados por los comunistas, ¿hubiese sido la represión más moderada? El encarnizamiento de estos contra sus compañeros de armas durante la guerra, bien documentado, y los asesinatos a sangre fría de más de ocho mil religiosos durante la guerra civil, no son precisamente un presagio de moderación en la eventualidad de una victoria frentepopulista.

-Lo cuarto que hizo bien fue evitar entrar en la Segunda Guerra Mundial, algo inmensamente difícil dadas las deudas contraídas con Hitler y Mussolini. Un logro en el que, si bien tuvo mucho que ver la suerte, también se debe sin duda a la astucia y prudencia de Franco.

-Lo quinto que hizo bien, fue utilizar su imagen de anticomunista acérrimo para obtener una alianza con los Estados Unidos, clave para sacar a España del aislamiento internacional en que se encontraba, abriendo la puerta al desarrollo de nuestra economía. Economía, que en 1975 al morir Franco era mayor que la de Rusia y la de China, (sí, es correcto, mayor que la de Rusia y la de China), por no hablar de las de países comunistas más parecidos a España por sus recursos y demografía.

-Lo sexto que hizo bien, fue declarar a España reino, y preparar a Juan Carlos de Borbón para rey de España. Durante los casi 40 años de franquismo, el país cambió radicalmente, y los españoles conseguimos dejar el odio atrás, como demuestra la ejemplar transición política que desembocó en la Constitución de 1978. La visión de Franco al seleccionar, preparar, y finalmente establecer a Juan Carlos como su sucesor en la jefatura del estado “a título de Rey”, fue la pieza clave de una estrategia de apertura gradual hacia un régimen democrático.

-Lo séptimo que hizo bien, fue llevar una vida austera y honesta, dedicada al gobierno de la nación según su mejor criterio. Criterio tachado, con razón, de pacato y paternalista, en que primaba un sincero interés por el bien de los españoles, y que con los años le llevó a ganar una cuota de popularidad con la que soñarían los políticos de nuestra actual democracia. Probablemente, porque muchos de los españoles de entonces coincidirían con Franco, en preferir su gobierno a repetir las experiencias de la segunda república.

Las siete realidades que acabo de reseñar, son las que hicieron que el fin de Franco fuera sentido por la gran mayoría de los españoles. Lo cual no es incompatible con un sentimiento de liberación, y de mayoría de edad, después de tantos años de carencia de libertad política. Sentimiento de liberación matizado por miedo a lo desconocido, o mejor dicho, a lo recordado. En cualquier caso, tengo bien presente la ilusión con que recibimos la nueva etapa que se abría con el fin del franquismo; pero no recuerdo rencores, ni ansias de revanchismo.

¿Significaría el fin de la dictablanda franquista, una vuelta al descontrol anárquico que terminó con la Segunda República?

La historia demuestra que no fue así, y la transición española permitió la instauración de una monarquía democrática, que con todos sus defectos, ha permitido décadas de estabilidad política, y el reconocimiento de España como una democracia madura en el concierto internacional.

Ello fue posible porque los españoles se habían reconciliado con ellos mismos, después de casi cuarenta años de inanición política. Durante esos años, España, y el mundo, habían cambiado para siempre, y el tiempo se encargó de mitigar el dolor de la guerra y enterrar odios. Pero la opresión del franquismo, con los años más bien latente que real, en ocasiones volvía a surgir, resaltando en estos casos lo anacrónico de la dictadura, en un país cada vez más abierto y cercano a Europa. Por ello, el futuro sin Franco, y sobre todo sin los franquistas, se veía ilusionante y prometedor.

El hecho es que, Franco y su régimen, esa denostada dictadura, dejó un pueblo en paz, próspero, y sin tensiones que no se pudieran resolver en debates democráticos. Una sociedad con instituciones mayormente respetables, y respetadas. Por otra parte, la limitación de libertades políticas, que tanto ofende a los medios y progresía actuales, fue considerada durante muchos años, como un mal menor por la mayoría de españoles.

Esas realidades, olvidadas hoy por muchos, son las que hicieron posible que el proceso de transición a una monarquía democrática, tuviera lugar en un clima de concordia y fraternidad ejemplares.

Antes de terminar esta introducción, debo señalar, que una cosa es que Franco hiciera cosas bien, y otra que fuera una persona dotada de cualidades excepcionales, que le hicieran especialmente admirable, fuera de su demostrado valor, y capacidad de mando.

Precisamente fue esa falta de excepcionalidad, lo que forjó su perfil conservador y desconfiado.

Franco fue un hombre con suerte, mucha suerte. La tuvo en la guerra de África, donde expuso su vida con indudable valor en multitud de ocasiones; luego durante la guerra civil donde se las vio con un adversario inicialmente cinco veces más poderoso, y, sobre todo, durante su largo mandato, enmarcado inicialmente por la segunda guerra mundial, y luego por la guerra fría, acontecimientos que sembraron amenazas muy reales contra él y su régimen, amenazas que otros acontecimientos se encargaron de desactivar. Como decían los soldados moros que lucharon con él, “Franco tenía Barraka”.

Desde su religiosidad, Franco interpretó su suerte como un don divino, y dedujo que Dios le había señalado para salvar a España, algo de lo que murió convencido. De ahí el manto de nacional catolicismo con que envolvió su régimen desde que asumió la Jefatura del Estado. Ese nacional catolicismo fue realmente su única ideología, y explica su actitud hacia el comunismo y la masonería, herejías que se sintió con la divina misión de extirpar; así como su imposición de la censura “moral”.

Por lo demás, Franco fue un excelente militar, reconocido como tal por la Monarquía y la República, dedicado a su trabajo, y sin intereses fuera de él. Recelaba del mundo de la cultura por sus inclinaciones izquierdistas, así como de todo tipo de ideología política incluida la fascista, como demuestra su tratamiento de la falange. De su falta de carisma, podemos dar fe todos los españoles que soportamos sus discursos, y de su astucia, y frialdad, todos los que le trataron. Por otra parte, si no hubiera habido guerra civil, pocos recordarían hoy a Franco

En esta obra analizo esas siete cosas que Franco hizo bien, repasando la actuación de Franco como Jefe de Estado español, desde que terminó la guerra civil hasta su muerte, no con el ánimo de hacer un panegírico, sino de poner las cosas en su sitio; que ya va siendo hora, pues Franco, nos guste a no, puso los cimientos de nuestra democracia, y los puso muy bien.

Madrid, Diciembre de 2103

ISBN 13: 978-84-941203-5-0

Título: Siete cosas que Franco hizo bien
Autor/es: Kindelán Everett, Ultano
Lengua de publicación: castellano
Edición: 1ª ed., 1ª imp.
Fecha Edición: 01/2014
Publicación: Marisol Kindelán
Descripción: 1 ePub
Materia/s: BGH - Biografía: histórica, política y militar


Precio: 3,99 Euros

Enregistrer un commentaire