jeudi 15 mai 2014

De pistolas y urnas

Un par de reflexiones a vuelapluma sobre el momento actual en España, en concreto sobre el asesinato de la política leonesa Isabel Carrasco y las próximas elecciones al Parlamento Europeo.

Sobre el asesinato estoy más que seguro de que, con el paso de los días o los meses, se irán conociendo más detalles, pero me atrevo a hacer ya un resumen general.

No es necesario decir que la política actual no es más que un cenagal inmundo y profundamente amoral de avaricia, egoísmo y corrupción. Cada vez que un juez se decide, no ya a investigar, simplemente a revisar la documentación oficial, nos encontramos brutalmente de frente con ese lodazal criminal que ha conseguido convertir la España que en 1975 era un ejemplo de orden, progreso, moralidad, y actividad económica eficiente y ordenada, en un páramo de desolación moral y económica.

Para formar parte de ese mundo, en el que se pueden obtener cantidades inimaginables de dinero, dónde es posible disfrutar de los lujos y vicios más caros y depravados, es preciso estar dispuesto a vender el alma al diablo, y encontrar a alguien interesado en comprarla.

Una vez obtenido el ingreso en tan deleznable empresa, las cantidades ingentes de dinero, los coches de alta gama, las viviendas  de superlujo, las comilonas, las borracheras, las drogas, el sexo más depravado, y todo tipo de otros vicios al alcance de muy pocos, van esclavizando al recién llegado con la terrible cadena del miedo a perderlo todo.

Un pequeño error, un descuido, un desaire al maestro, o en ocasiones cualquier intento de avanzar a mayor velocidad de la permitida, hacen que el incauto se encuentre de la noche a la mañana expulsado de todo.

Y “desengancharse” de todo aquello es poco menos que imposible.

Imposible desde luego cuando hemos dado la espalda a todo lo bueno, a los principios, a la moral, a la Verdad y en definitiva a Dios.

Este último crimen, no me cabe duda, es tan sólo una pequeña muestra, la punta del iceberg como se suele decir, un ejemplo de la desesperación del que lo ha perdido todo, empezando por su alma, y la expresión brutal de su odio contra la persona que encarnaba el poder del demonio en esta sociedad oscura y triste desde que dio la espalda a la Luz del mundo.

Y en un par de semanas los habitantes de las naciones que forman parte de ese proyecto internacional de sometimiento a los dictados del Nuevo Orden llamado Unión Europea, están convocados para elegir a los miembros del Parlamento Europeo.

El Parlamento Europeo es la única institución de la Unión en la que sus miembros son elegidos de modo directo por los ciudadanos. Por eso es la institución europea con menos atribuciones, por no decir ninguna, más allá de enviar el excedente de profesionales de las políticas nacionales, a un exilio dorado donde disfrutar aún de más prebendas, de sueldos aún más inmoralmente elevados, y en definitiva de más corrupción salvaje.

El verdadero poder en la Unión Europea lo ejercen los gobiernos de las naciones miembro, por supuesto en función de su relevancia económica y política real.

No reflexionaré ahora sobre la conveniencia de votar a candidaturas “antisistema” que defiendan los principios católicos tradicionales, no votar, votar en blanco o votar nulo. Cada cual conocerá argumentos a favor y en contra de cada opción.


Pero si como es de temer, el próximo 25 de mayo, una mayoría más o menos numerosa de ciudadanos europeos continúan dando su voto a los partidos del sistema, en España al PP, PSOE, IU, UPyD, C’s, VOX… entonces no sería de extrañar que el asesinato político de esta semana no sea el último.

Enregistrer un commentaire