jeudi 25 février 2010

Presentación

Escribir mi primera intervención este cuaderno electrónico precisamente en tiempo de Cuaresma me parece una buena señal. Es un tiempo para la reflexión, que finalmente es de lo que se trata y lo que más falta nos hace en estos tiempos de tribulación en los que vivimos.
El título que he escogido, La Comedia Humana, hace referencia por supuesto al magnífico conjunto de obras literarias en las que Honoré de Balzac describe la sociedad francesa. El título que eligió Balzac hace referencia a La Divina Comedia de Dante.
Eso es lo que nos toca, reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos, con la vista puesta siempre en las alturas para no caer en la desesperación, como corresponde a esos pesimistas esperanzados que somos los católicos. Por eso he añadido como subtítulo la cita del Apocalipsis en la que San Juan nos ofrece la esperanza de la salvación a cambio del arrepentimiento y la conversión.
El primer libro de La Comedia Humana, Los Chuanes, trata de la resistencia de los franceses, leales a la monarquía y a la Santa Madre Iglesia, contra la revolución. De ahí he rescatado la figura de Alphonse de Montauran para ocultar mi identidad, que, bien a mi pesar, me es imposible revelar.
La similitud entre “los chuanes”, les chouans en francés, y nuestros gloriosos “carlistas” es más que evidente. Nunca viene mal darse cuenta de que uno no esta solo en la lucha.
El escudo de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, los famosos templarios, me la ha sugerido el libro que tengo ahora en mi mesilla. Por el momento está publicado únicamente en francés, ya que es de reciente aparición, pero espero que no tarde en estar disponible en la lengua de Cervantes ya que es muy ilustrativo. Se titula “Le roman des rois. Les Grands Capétiens” y es de Max Gallo.
Al fin y al cabo los Borbones son también Capetos, y la flor de lis representa desde siempre, en España como en Francia, la lealtad a la Monarquía Católica Tradicional.
Solo me queda, para cerrar esta pequeña presentación de mi cuaderno, pedir al Espíritu Santo sus dones, sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.
“Saldrá una rama del tronco de Jesé y un retoño brotará de sus raíces. Sobre él reposará el espíritu del Señor: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de ciencia y de temor del Señor–y lo inspirará el temor del Señor–. El no juzgará según las apariencias ni decidirá por lo que oiga decir: juzgará con justicia a los débiles y decidirá con rectitud para los pobres de país; herirá al violento con la vara de su boca y con el soplo de sus labios hará morir al malvado. La justicia ceñirá su cintura y la fidelidad ceñirá sus caderas.” Isaías 11: 1 - 5
Enregistrer un commentaire