mardi 18 mars 2014

Crimea o Aranjuez

Continúo con mi costumbre de reproducir escritos de autores con mucha más habilidad literaria que yo. Hoy con el último de Kiko Méndez-Monasterio en su sección de La Gaceta, Trafalgares y Lepantos. Cualquier parecido con lo que llevo tiempo diciendo al respecto, sin duda, no es coincidencia:

Yo las últimas noticias que tengo de la guerra de Crimea son el cabreo que se cogía el mejor Dostoyevski -ya reaccionario-, por la traición de Europa

No me he apuntado al curso acelerado sobre Crimea que deben haber hecho tantos columnistas, y que les permite desentrañar hasta la última causa del conflicto cuando no están hablando de Mourinho, que es muy a menudo.

Ni siquiera terminé el máster que parece obligado en la profesión desde hace unos años, el de la crisis, diseñado para hacernos a todos economistas y expertos en las calificaciones del riesgo, que no lo sé pero imagino que en el acto de graduación deben llamar a Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán para cantar “Linda prima”.

Yo las últimas noticias que tengo de la guerra de Crimea son el cabreo que se cogía el mejor Dostoyevski -ya reaccionario-, por la traición de Europa, en especial de Francia y de Inglaterra, que se aliaban con los turcos contra la Santa Rusia.

Dostoyevski, que de joven había amado los cantos occidentales de anarquía, liberalismo y democracia, acabó señalándolos a todos simplemente como demonios, sin apellidos, entendiendo que sus diferencias eras matices del mismo error. Y le llevaban esos demonios viendo a las potencias occidentales aliadas con los infieles, sólo para incordiar al Zar.

De aquella guerra también recuerdo a Errol Flynn al mando de la brigada ligera, cargando en Balaclava. Y poco más.

Mi ignorancia sobre el itinerario de los gaseoductos o el porcentaje de rusohablantes y tártaros en la región, y mi pereza para ponerme a estudiar qué es eso de El maidán del que todo el mundo habla -con la misma familiaridad con que llamaban Madiba a Mandela- me permite acercarme a la cuestión con el único prejuicio de pensar que estas cosas pasan por liquidar el imperio austro húngaro, que Dios no guardó lo suficiente.

Y un ignorante del tema -ni siquiera sé porque ahora a los ucranianos les llamamos ucranios-, de verdad que lee las noticias de los últimos meses y se queda perplejo.

En resumen, aquí lo que Obama y la vetusta Europa están vendiendo es que las revueltas de Kiev -que han derrotado a un gobierno salido de las urnas- son la máxima expresión de la democracia; y que, al contrario, un referéndum apoyado por más del noventa por ciento de la población es un acto ilegítimo que la comunidad internacional no puede reconocer. Es como si aplaudimos el motín de Aranjuez y condenamos a las Cortes de Cádiz.


Enregistrer un commentaire