jeudi 15 mars 2012

¿Por qué me gusta tanto Casablanca (la película)?

Lo siento, no tengo una respuesta concreta o una única respuesta para esta pregunta, como para tantas otras.

No conozco otra película en la que, acabando mal, ya que la chica no termina con el protagonista a pesar de amarle, todo acaba bien, ya que el cínico, o los cínicos, deciden afrontar la realidad y ser fieles a sus ideales. Posiblemente me fascinen los perfectos arquetipos interpretados por Claude Rains como el capitán Louis Renault, Paul Henreid como Victor Laszlo, Conrad Veidt como el major Heinrich Straβer, y por supuesto Humphrey Bogart, el eterno Rick Blaine.

Los diálogos son magníficos:

Major Straβer: Are you one of those people who cannot imagine the Germans in their beloved Paris?
Rick: It's not particularly my beloved Paris.
Heinz: Can you imagine us in London?
Rick: When you get there, ask me!
Captain Renault: Hmm! Diplomatist!
Major Straβer: How about New York?
Rick: Well there are certain sections of New York, Major, that I wouldn't advise you to try to invade.

¿Quién podría olvidar este otro?:

Captain Renault: We are very honoured tonight, Rick. Major Straβer is one of the reasons the Third Reich enjoys the reputation it has today.
Major Heinrich Straβer: You repeat “Third” Reich as though you expected there to be others!
Captain Renault: Well, personally, Major, I will take what comes.

Es imposible definir mejor y más poéticamente la actitud de aquel que “se adapta” a los tiempos, sin plantearse preguntas que le causarían serias dificultades porque conoce la respuesta de antemano.

No puedo reproducir completo el guión de esta película verdaderamente mítica, donde no hay una sola frase que sobre o que falte, pero aún no me resisto a incluir otros breves diálogos:

Rick: If it's December 1941 in Casablanca, what time is it in New York?
Sam: What? My watch stopped.
Rick: I'd bet they're asleep in New York. I'd bet they're asleep all over America.

O este otro irrepetible:

Captain Renault: Rick, there are many exit visas sold in this café, but we know that “you've” never sold one. That is the reason we permit you to remain open.
Rick: Oh? I thought it was because I let you win at roulette.
Captain Renault: That is “another” reason.

Sin duda alguna Casablanca contiene la mejor y más emotiva interpretación de “La Marsellesa” que pueda imaginarse. Sí, ya sé que es un canto revolucionario y que yo soy tradicionalista, pero desde que he oído al candidato izquierdista radical a las presidenciales francesas de este año, Jean-Luc Mélenchon, y sus camaradas del “Front de Gauche”, los problemas internos que les supone entonar el himno oficial de la república francesa y sus preferencias por “La Internacional”, ¿qué quieren? “La Marsellesa” ya no me resulta tan antipática.

¿No les parece que esta frase del señor Ferrari es de la más candente actualidad?:

As the leader of all illegal activities in Casablanca, I am an influential and respected man.

En fin, termino esta entrada de hoy, sin más trascendencia que compartir mi íntima e inexplicable predilección por esta película, recomendando a todos volver a enamorarse de Ingrid Bergman interpretando a Ilsa Lund, y volver a pedirle a Dooley Wilson “Play it, Sam. Play As Time Goes By".

Rick: Louis, I think this is the beginning of a beautiful friendship.

PS: ¿Cuándo va a llover en Madrid para que pueda ponerme mi gabardina?
Enregistrer un commentaire