samedi 2 mars 2013

El Cardenal Cascajares (I) De Calanda al regeneracionismo


El Cardenal Antonio Mª Cascajares y Azara fue, además de un hombre de lglesia, un hombre de Estado. Preocupado por la res pública. Una especie de Cardenal Cisneros tardío, consecuencia del terrible siglo XIX español, aunque plenamente una figura de su tiempo, el de la mal llamada “regencia” de María Cristina.

Y en este sentido, nada humano de lo que ocurría en las Españas de “aquel tiempo” le era ajeno. D. Antonio Mª Cascajares era un hombre especialmente preocupado por las cuestiones económicas. Recordemos que fue en el año 1891 cuando el Papa León Xlll publicó su famosa Encíclica social Rerum Novarum, que pasa a constituirse desde entonces en núcleo de la Doctrina Social de la Iglesia. Y la inquietud de Cascajares por las cuestiones sociales le convirtió en el hombre de la Rerum Novarum en España. De hecho el Papa le nombró cardenal en 1895, convirtiéndose de facto Cascajares en su hombre durante aquellos años de la “regencia”.

La crisis económica de España, la cuestión social, los problemas de la “restauración” (¿restauración de qué?), las intrigas dinásticas, las guerras carlistas, las campañas de ultramar y el entorno finisecular del “desastre” le enfrentan de forma bronca con todas las contradicciones que el siglo XIX había ido creando en la sociedad española. La tardía revolución industrial, la desvertebración social, las desigualdades, la agitación obrera asociada a la crítica religiosa, el descontento social y la creciente influencia de la masonería.

«Calanda», que así solía firmar y dirigirse a sus amigos, en notas y cartas informales, utilizando el nombre del pueblo que le vio nacer, había recibido la mejor educación posible, mitad monje, mitad soldado, desde que a los ocho años entrara en el colegio Masarnao de Madrid, a fin de prepararse para el ingreso en el Real Colegio de Artillería de Segovia, la institución universitaria moderna más antigua y prestigiosa del mundo, Io que haría en 1846.

Promovido a teniente es destinado al 5º Regimiento Montado, pero un año después, el predominio de su vocación religiosa le llevó a pedir y obtener la licencia absoluta del Ejército, que obtuvo en 1857. Tras retirarse para practicar durante un mes ejercicios espirituales en el Seminario Sacerdotal de Zaragoza, ingresa en este establecimiento para cursar los correspondientes estudios eclesiásticos, siendo ordenado sacerdote el 23 de febrero de 1861 por García Gil, arzobispo de Zaragoza. En este año obtiene un Beneficio Real en el Pilar de Zaragoza, e inicia los estudios de licenciatura en Teología, que obtiene en 1867. Dos años después es elegido miembro del Cabildo Catedralicio de Zaragoza, de donde pasa, como Deán, a la presidencia del Cabildo de la Catedral de Burgos y Teniente Vicario General Castrense de aquella archidiócesis, licenciándose también en Derecho Civil y Canónico.

En 1877 pasa a ser Arcediano, Juez Ordinario, del Cabildo de la Catedral Primada de Toledo. En diciembre de 1883 es presentado para el Obispado de Calahorra, donde quedaría también muy vinculado, y en 1891 para el Obispado de Valladolid.

Sus dos principales preocupaciones eran las de los medios de comunicación (Io que llama «la mala prensa») y las cuestiones relacionadas con la educación («y los profesores»), por la gran influencia sobre las gentes y las futuras generaciones, de cara a la propia evolución de la sociedad y del país. Su gran interés por la educación le IIevó en esta capital a luchar por el establecimiento de una universidad, lo que intentó al elevar a Universidad Pontificia el Seminario de Valladolid. En esta capital, y en el mismo campo educativo, estableció el Colegio de Huérfanos Militares de Santiago.

Las buenas relaciones que en todo momento mantuvo con el Ejército se manifestaron en el acto de imposición de su birreta cardenalicia, en 1896, al ser obsequiado con un extraordinario anillo pastoral regalo del Arma de Artillería. Hoy figura entre las joyas del Museo de la Virgen del Pilar de la Catedral de Zaragoza.

Trasladado al arzobispado de Zaragoza la muerte le sorprendió en Calahorra mientras esperaba las bulas…

Enregistrer un commentaire