dimanche 12 juin 2011

Libertad

Cada vez que a lo largo de la historia de Alemania, la libertad se ha visto amenazada por el totalitarismo, como ocurre hoy en día en España y en otras muchas naciones de la Cristiandad, una canción ha empezado a resonar entre los que han tenido el valor de no doblegarse.

Nadie conoce su autoría, pero la cantaron los estudiantes del siglo XIX para reclamar la libertad académica y de opinión, se la tocaba con la flauta Sophie Sholl a su padre al pie de los muros de su prisión, la cantó la multitud entre las ruinas del Reichstag en 1948 durante el bloqueo a Berlín, y aún en nuestros días es el himno de la lucha contra el poder omnímodo del estado y de la defensa, por ejemplo, de la libertad en internet.

Cuando veo como los políticos españoles ¡traidores a la Patria! han permitido que una banda de asesinos ocupen los sillones de los ayuntamientos vascos, gracias a esa aberración del demonio llamada tribunal constitucional, aquella canción que aprendí en mis ya muy lejanas primeras lecciones de la lengua de Goethe vuelve a resonar en mi cabeza.

Podrán arriar la Bandera Española de los edificios, podrán volver a campar a sus anchas asesinas por las calles de pueblos y ciudades, seguirán regando el suelo sagrado de la Patria con la sangre de los héroes españoles que se niegan a abandonar su tierra, pero jamás nos vencerán, no se librarán de nosotros ni lograrán arrancarnos nuestra fe.

Mientras un sólo español esté dispuesto a morir en posición de firmes, mirando a los ojos a sus asesinos, aunque estos tengan la costumbre abyecta de matar por la espalda, como corresponde a los cobardes que son, las Vascongadas seguirán siendo España, para vergüenza de jueces y políticos de todos los colores.

Aquí dejo el vídeo con la versión que más se parece a la letra que tantas veces he cantado después con mis amigos alemanes, normalmente a altas horas de la madrugada y habiendo olvidado qué número hacía la copa de Riesling que teníamos en la mano, por lo que la última estrofa, que en el vídeo no cantan, era la que con más ímpetu entonábamos (la letra que he puesto debajo con la traducción aproximada al castellano, es la que yo me sé).


1. Die Gedanken sind frei
Los pensamientos son libres
wer kann sie erraten?
¿quién los puede adivinar?
Sie fliehen vorbei
se escabullen
wie nächtliche Schatten.
como sombras nocturnas
Kein Mensch kann sie wissen,
nadie puede saberlos
kein Jäger erschießen
ningún cazador puede dispararles
mit Pulver und Blei:
con pólvora y plomo
Die Gedanken sind frei!
los pensamientos son libres

2. Ich denke, was ich will
Pienso lo que quiero
und was mich beglücket,
y lo que me place
doch alles in der Still’
mas siempre en paz
und wie es sich schicket.
y como debe ser
Mein Wunsch und Begehren
mis deseos y anhelos
kann niemand verwehren,
nadie puede denegarlos
es bleibet dabei:
permanecen ahí
Die Gedanken sind frei!
los pensamientos son libres

3. Und sperrt man mich ein
Me encierran
im finsteren Kerker,
en lúgubres calabozos
das alles sind rein
y todo no son más que
vergebliche Werke.
inútiles intentos
Denn meine Gedanken
porque mis pensamientos
zerreißen die Schranken
destrozan las barreras
und Mauern entzwei:
y los muros
Die Gedanken sind frei!
los pensamientos son libres

4. Drum will ich auf immer
Así pues para siempre quiero
den Sorgen entsagen
abandonar toda inquietud
und will mich auch nimmer
y nunca jamás quiero
mit Grillen mehr plagen.
Que las rejas me atormenten
Man kann ja im Herzen
en el corazón puede uno
stets lachen und scherzen
reir y burlarse sin parar
und denken dabei:
y pensar
Die Gedanken sind frei!
los pensamientos son libres

5. Ich liebe den Wein,
Adoro el vino
mein Mädchen vor allen,
y sobre todo a mi chica
sie tut mir allein
esto solamente
am besten gefallen.
es lo que prefiero
Ich bin nicht alleine
no estoy solo
bei meinem Glas Weine,
con mi vaso de vino
mein Mädchen dabei:
y mi chica conmigo
Die Gedanken sind frei!
los pensamientos son libres.
Enregistrer un commentaire