vendredi 16 avril 2010

El origen divino de la monarquía – (IV) El eterno retorno de “La Sainte Ampoule”

Es difícil encontrar datos claros sobre el devenir de esta importantísima reliquia tras la consagración de Carlos X. Un proceso verbal eclesiástico de 1906 nos relata de nuevo su salvaguarda, en el temor de posibles intentos de profanación, a raíz de la  llamada “ley de separación Iglesia-Estado”.

Varios libros, sobre todo el del Abad Jean Goy*, nos informan con profusión, aunque con ciertas lagunas, sobre la “Sainte Ampoule”.

Existe incluso la teoría, bastante extendida debo reconocer, de que la misión encomendada por Robespierre a Rhül en 1793 no era destruir la ampolla, si no conservarla con otros fines, y finalmente, tras pasar de generación en generación por su familia, habría sido restituida al propio De Gaulle, siendo presidente de la república.

Las referencias a Clovis en los discursos del general De Gaulle, frente a la pretensión de situar a Vercingetorix como referencia fundacional francesa, su teoría de que la trilogía Dios, Nación, Rey, se habría convertido naturalmente en Dios, Nación, Estado, o incluso el hecho de celebrar la misa de reconciliación franco–alemana con el canciller Adenauer en la catedral de Reims, unido al establecimiento de las normas presidencialistas de la nueva república francesa, que conceden al presidente poderes que podrían considerarse de monarca absoluto, alimentan esta hipótesis.

La mejor conclusión, y no es mia, a estos humildes comentarios es... que la “Sainte Ampoule” se encuentra en las manos convenientes, y su contenido está listo para ser empleado a la hora que la Divina Providencia establezca, para la Consagración del Soberano que varias, numerosas y serias profecías anuncian


* Jean Goy, La Sainte Ampoule au Sacre des Rois de France, Reims 1994
Enregistrer un commentaire