samedi 12 octobre 2013

La aldea, primera forma de la vida pública (y V)

Los cuerpos intermedios,
Michel Creuzet.
"Urbanización" marxista de la vida rural

Se comprende que el marxismo, como lo subrayaba Pío XII, haya pretendido llevar hasta el campo el "acondicionamiento urbano".

Lo ha hecho matando la civilización rural, colectivizando y centralizando al máximo la tierra, los cultivos, la economía y la misma vida de sus habitantes.

No es raro que haya católicos que presenten esta maniobra como un progreso: como aquel periodista que recientemente se felicitaba de ver desaparecer las aldeas.

Ya no serán de ahora en adelante más que prolongaciones de la gran urbe.

Esta colectivización tiene en mientes la posición de clases. Prosigue la labor del urbanismo liberal, que dividía las aglomeraciones urbanas en barrios burgueses, obreros, etc., de tal manera que las personas de condiciones diferentes pudieran ignorarse y combatirse más fácilmente.

En otros tiempos se podía ver al zapatero remendón codearse con el financiero en el mismo inmueble y echar juntos una parrafada.

Enrique IV de Francia apreciaba esta familiaridad "democrática" de las clases sociales, como se puede comprobar en una de sus cartas, que cita Itinéraires (núm. 54. junio de 1961, rué Garaniére, París VI).

Complementariedad recíproca de la aldea y de la ciudad.

Si la aldea no puede pasar sin la ciudad, a su vez la "ciudad, escribe Jean Daujat, no puede pasar sin la cooperación del campo: y los recursos suministrados por la agricultura y la ganadería. Y si la civilización no existe más que a partir del desenvolvimiento de la vida urbana, no trae como consecuencia la desaparición ni siquiera la disminución de la vida rural; no obliga ni siquiera al predominio de la vida urbana, sino a una justa proporción, a un equilibrio de cooperaciones y cualidades complementarias de la vida urbana y rural. Será necesaria, pues, la reunión de la ciudad con los campos circundantes para construir un tipo acabado de vida social en orden público".

Este "vasto conjunto de ciudades y campos" expone en toda su amplitud el problema de las comunidades locales intermedias, desde el municipio hasta la región.



Enregistrer un commentaire