mardi 3 mai 2011

Obama, el asesino de Osama, el asesino

Independientemente del grado de confianza que me merezca la versión oficial del asesinato de Bin Laden, ya que para ser considerado ajusticiamiento debería haber mediado un juicio y no es el caso, lo más sorprendente son las reacciones verbales de los “notables del reino”. 
En España, a excepción del dirigente del Partido Comunista, o como lo llamen ahora para disimular, Gaspar Llamazares, curiosamente aquel cuya foto se empleó para crear un retrato robot del propio Bin Laden, ironías de la vida, toda la panda de indocumentados que forman lo que conocemos como “la clase política” se deshacen en felicitaciones al “líder del mundo libre”, que tiene la tez tan oscura como el asesinado “Osama” y resulta que se llama “Obama”, Barak Hussein por más señas y natural de ¿Hawai?, por este “gran paso para la humanidad” (¡Ay no, que eso era lo de la luna!). 
No tengo mucha confianza en que ningún periodista interrogue a Zapatero, o a Chacón, o a Rubalcaba, o incluso a Rajoy, sobre la difícil cuadratura del aplauso a una operación militar en territorio extranjero para asesinar a un terrorista, y la condena, pongo yo por caso, a los civiles y militares implicados en la famosa trama GAL de “terrorismo de estado” contra ETA. Y que quede claro que tan contrario a derecho es, a mi parecer, un caso como el otro. 

Al menos el portavoz del Vaticano ha sabido mantenerse ajeno a la euforia estúpida generalizada y ha declarado que no debemos alegrarnos de la muerte de nadie. 
Bueno, matizando un poco a Su Ilustrísima, de lo que no me alegro en ningún caso, de hecho me entristezco profundamente como estoy seguro que pasa en los Cielos, es de la condenación eterna de ningún fallecido, pero cuando alguien muere y me caben pocas dudas razonables sobre su Salvación, mi alegría no puede ser mayor. 


Seguimos como ayer, en un terrible momento de la historia de la humanidad, dónde no se respeta ninguna ley, palabra, acuerdo, costumbre, tradición o convención. Un mundo incivilizado a fin de cuentas. Las fuerzas oscuras que detentan el poder deciden quienes son “los buenos” y quienes “los malos”, sin someterse a criterio ético ni moral alguno. Sin obedecer ley alguna, divina o humana. 
Y las mismas acciones que son condenadas cuando las cometen “los malos”, son tenidas por la más alta demostración de virtud cuan son “los buenos” quienes las perpetran. 
Llamemos a las cosas por su nombre: Osama Bin Laden era, al parecer, un musulmán criminal y asesino sangriento, que ha sido asesinado por orden de Barak Hussein Obama, presidente de la república de los Estados Unidos de América, sin concederle derecho a un juicio razonablemente justo, erigiéndose sin derecho en juez, parte, fiscal y verdugo, y al parecer también funerario. 
Barbarie burdamente disfrazada de civilización. No cabía esperar otra cosa de una sociedad que permite descuartizar vivos a sus hijos en el vientre de sus madres. 
Enregistrer un commentaire